En la USB hay un museo donde está prohibido no tocar (+Video)

Fundación Yammine llevó a niños de la escuela Barbaro Ribas al Didactron de la Universidad Simon Bolivar. Foto: Cortesía

“Prohibido no tocar” es el lema del Centro de Divulgación de la Ciencia (Didactrón), ubicado en la sede de la Universidad Simón Bolívar (USB) en Sartenejas, estado Miranda. Un museo interactivo para estimular el aprendizaje de esta rama del saber a estudiantes y profesores de bachillerato.

Como parte de la labor de este interesante recinto, se desarrolla un plan de incentivo para la alfabetización en ciencias dirigido a estudiantes y docentes. El programa ha atendido desde el año 2010 a más de 7.500 estudiantes de bachillerato y 500 de la Universidad en visitas para preparadurías, además de 548 profesores de bachillerato en talleres para su formación.

El profesor José Gregorio Ruiz, coordinador del Didactrón, explicó que desde su nacimiento, el proyecto nunca ha tenido asignado una partida presupuestaria dentro de la Universidad. “Nosotros arrancamos sin nada, simplemente con los equipos, así fueran viejos, que conseguimos en el recinto universitario. Esto existe principalmente por las donaciones de instituciones, en su mayoría privadas”, comentó.

La Fundación Yammine (FY) es una de esas instituciones que ha brindado su respaldo. Recientemente su aporte facilitó la visita de un importante número de estudiantes de bachillerato pertenecientes a distintas instituciones educativas, hasta la sede de la USB.

Las instalaciones del Didactrón se llenaron de la alegría y la curiosidad de estos jóvenes durante cuatro días, quienes escucharon atentamente las explicaciones de sus profesores.

Fundación Yammine llevó a niños de la escuela Bárbaro Ribas al Didactrón de la Universidad Simon Bolívar. Foto: Cortesía

Igualmente, como parte del Proyecto Sembrando Futuro de la FY y con miras a promover la cultura científica en los estudiantes más jóvenes de Venezuela, alumnos de quinto y sexto grado de la Escuela Municipal Bárbaro Rivas de Baruta, también tuvieron la oportunidad de visitar el Didactrón.

Los niños no paraban de asombrarse ante cada experimento: globos que se inflan solos en una cámara de vacío, ondas de sonido, electromagnetismo, trucos con electricidad y estática, la fuerza y la velocidad, efectos visuales y de luces, fuerza de gravedad, entre otros, fueron algunas de las maravillas científicas que los estudiantes pudieron conocer en la USB.

De igual forma, los profesores también se mostraron entusiasmados, no sólo por todo lo nuevo que estaban aprendiendo, sino por el impacto que la actividad tuvo en cada uno de sus alumnos.

Mohsen Yammine, director de la FY, comentó que los jóvenes viven en el Didactrón una experiencia pedagógica e interactiva, que les sirve para complementar los conocimientos que adquieren en las aulas y los estimula a que tomen el camino de la ciencia como área de estudio. Añadió que la Fundación «seguirá colaborando con la labor que realizan en la USB. Para nosotros es muy satisfactorio respaldar estas iniciativas, nos permite incidir directamente en la educación y el avance tecnológico del país”.

Por su parte, el profesor Ruiz mostró su agradecimiento a la Fundación Yammine “por haber puesto la mirada en el Didactrón. La donación está bien utilizada”, consideró.

La alianza entre la USB y la FY se selló a inicios de 2019, entre el profesor Enrique Aurelio Planchart Rotundo, rector de la USB y Mohsen Yammine Saade, director de la Fundación.

Rick Scott llama al mundo a ver a Maduro como lo que es: «un tirano y un dictador»

¿Trabajar “en blanco” en Argentina?