En 20 años de chavismo: la única nevera llena es la de la morgue

El sociólogo Tomás Páez afirmó que gracias a poco más de 20 años en revolución, en socialismo del siglo XXI, actualmente la única nevera llena en Venezuela, es la de la morgue.

El venezolano está marcado por desigualdades. El ciudadano de a pie lo confirmó y dio su testimonio para el trabajo publicado por El Nacional.

En la historia republicana de nuestro país la población incrementó el poder adquisitivo, creció la cifra de universidades, hospitales y ambulatorios. Había inversión en servicios públicos e infraestructura.

“A pesar que desde 1999 se han recibido más recursos que en 40 años de democracia y capitalismo, ahora estamos peor, puesto que unos personajes usufructuaron nuestros recursos y se los robaron”, señaló.

Para el profesor Páez, la situación del país está marcada por «grandes desigualdades» causadas por el desastre económico, la destrucción del bolívar, de los servicios públicos, de las fuentes de empleo y, por supuesto, de la delincuencia. Las razones suficientes para huir del país.

El empresario en medio de la crisis

Edmundo Milián es dueño de una compañía de entretenimiento. Afirma, como Páez, que en años anteriores las empresas se «autosugestionaban»: “Solíamos tener excelentes ganancias en Venezuela y en otros países. Pero ahora se ha hecho cuesta arriba. El mantenimiento de empleados e infraestructura ya supera nuestras capacidades” expresó.

Sin embargo, Milían, junto a sus socios, trata de retener a sus empleados con incentivos económicos; tales como bonos en divisas y de transporte, para evitar que el gasto del pasaje diluya completamente el sueldo.

Puedo tener esas estrategias porque poseen trabajo en el exterior. «Si no pagamos de esta manera no es atractiva ninguna oferta de trabajo”, manifestó.

Edmundo sostuvo que quienes tenían cierto poder adquisitivo de un año para acá su nivel ha mermado. Asimismo, afirmó que la prioridad es la alimentación, el pago de servicios públicos y de educación. Pues, si antes comía tres veces a la semana en restaurantes, ahora puede hacerlo quincenalmente.

El empresario explicó que hay tres versiones de venezolanos dentro de un mismo país:

“La clase más popular, que son dependientes de cajas de comida y de una economía de trueque; la clase media, que trata de sobrevivir quemando sus ahorros; y aquellos que están haciendo las maletas para irse”.

La desigualdad

El sociólogo Ender Arenas explicó que el venezolano se refugia en su vida íntima puesto que no tiene acceso al entretenimiento común y corriente.

En tal sentido, Arenas aseguró que «ahora somos más privados porque es la única dimensión donde nos sentimos seguros» porque tampoco «podemos salir a la calle por la delincuencia y porque no tenemos dinero».

Asimismo, alertó que se presenta, frecuentemente, que la gente piense que el flujo mejor repartido es el sufrimiento.

 “Por eso quizás criticamos a aquellos que pueden ir a un restaurante o a un concierto. Pensamos que lo que debe estar homologado son las carencias y no las riquezas”.

Arenas resaltó que solo 10% de la población puede distraerse, aunque a la mayoría le gustaría hacerlo.

En consecuencia, los venezolanos nos hemos convertido en «inmigrantes económicos», según el sociólogo.

En el país la mayoría de la gente no puede comprar lo que necesita, contrastando con los pocos que pueden disfrutar de las riquezas: “Hay 90% en precariedad, que necesita la ayuda de sus familiares en el exterior. Eso genera un clima de indignación y malestar” resaltó Arenas.

El ciudadano de a pie

María Isabel Campos es técnico superior en Recursos Humanos. Está desempleada desde hace varios años por lo que emigrar está en su lista de cosas pendientes, pero la tardanza del Saime en entregarle su pasaporte se lo impide.

Su hija mayor vive en Chile y le manda dinero una vez al mes. En su casa dejan de comprar algunas cosas de aseo personal porque prefieren adquirir comida.

La historia no cambia para Eliana Martínez, una profesora universitaria y economista jubilada de una institución pública, que pidió que se le cambiara su nombre para este trabajo.

“Mi estilo de vida ha desmejorado significativamente, los ingresos alcanzan escasamente para la adquisición de alimentos básicos. En gracia de Dios soy sana y cuando me ha tocado asistir al servicio médico, utilizo el de la universidad. El esparcimiento que solía tener se ha reorientado a más encierro en mi casa” dijo.

Su hija emigró a un país europeo hace dos años, buscando una mejor de calidad de vida sobre todo para su hijo. Aunque su ayuda monetaria para Eliana es esporádica porque aún no dispone de un trabajo estable.

Sin embargo, emigrar no está en su lista de deseos. “Quiero seguir defendiendo mi derecho ciudadano y apostar por un cambio coyuntural y estructural de mi país”, agregó.

El sociólogo Páez afirmó que la situación venezolana se compara con la de Rusia, China o Cuba: “En esos países los pudientes son los del gobierno. El socialismo produce eso, dos grandes sectores: los pobres y ellos” finalizó.

 

 

 

 

 

¡Ante impuestos del régimen! Comercios y gremios se unen para resistir

Argentinos en incertidumbre por devaluación del peso tras las Paso