De Puerto La Cruz a Mérida: la tortura por gasolina que vivieron músicos de Tomates Fritos

gasolina
Escasez de gasolina / Foto: EFE
Un viaje por trabajo de Puerto La Cruz a Mérida se convirtió en la búsqueda de un tesoro perdido: la gasolina. En el trayecto de ida, a los integrantes de la banda de rock Tomates Fritos no les pasó por la mente la desafortunada posibilidad de quedarse varados al otro lado del país.

El jueves 9 de mayo iniciaron la travesía que duraría más de 12 horas. Al pasar por Valencia, Morón y Acarigua todo parecía «normal». Esa «normalidad», entre comillas, que caracteriza a Venezuela. Con la gasolina que adquirieron en Puerto La Cruz, Caracas y Yaritagua llegaron a la ciudad de Mérida alrededor de las 2:00 a.m.

Una protesta en Barinitas fue lo único «anormal» con lo que se toparon y les retrasó la llegada a su destino. El medidor de gasolina había quedado en 0. Boston Rex, baterista de la banda, no imaginaba el desastre en el que habían caído.

A las 8:00 a.m. comenzó el viernes de la banda. La primera tarea del día era cargar combustible. Fue la única, e inconclusa tarea que tuvieron. Después de 12 horas en cola fue evidente que no lo lograrían. Es desespero llegó, no podían movilizarse para ir a los conciertos.

El bolívar soberano es casi inexistente en algunos lugares de Venezuela

De llamada en llamada pudieron conseguir 20 litros de gasolina por Bs. 30.000. El sábado ya los 20 litros costaban 40.000 bolívares. Con eso pudieron llegar a su próximo destino: El Vigía. Allí los estaban esperando con 40 litros, pero el bolívar ya no era una opción. En esa zona los revendedores cobran en pesos colombianos, 1.000 por cada litro.

El lunes el vehículo tenía el medidor en 0 otra vez. La misma persona que les vendió 20 litros de gasolina por Bs. 40.000 ya cobraba 10 dólares por esa cantidad de combustible. Las colas atravesaban la ciudad, fácilmente se podían calcular filas de mil carros. La única opción era comprarle a los bachaqueros que hacían las filas en sus motos y vendían todo lo que podían cargar en esos tanques.

Al final de la semana debían ir a El Vigía y luego volver a Puerto La Cruz. El miércoles, sin combustible, parecía imposible. Ya ni los bachaqueros que conocían estaban vendiéndolo.

Mérida, estado fantasma

Sin gasolina, sin luz, sin señal, sin gas, lo único que había en Mérida era una fuerte lluvia. Las calles estaban tan desoladas que pensaron en suspender el concierto del jueves. Pero encontraron una alternativa a la escasez.

Boston Rex, el líder de la banda, había tuiteado sobre la situación en la que se encontraban. El poder de las redes sociales actuó. Boston fue recolectando «5 litros por aquí, y 10 litros por allá» para poder llegar a Barinas en donde algunas personas le habían prometido ayudarlo. Pagó 35 dólares por 50 litros en el tanque y una pimpina de 20, y el domingo salieron rumbo a Barinas.

El hijo de un fanático los contactó por Twitter y les ofreció 20 litros. Al vertirlos, prefirió sacar 10 más de su vehículo y regalárselos también. Con otros 20 que les regalaron en Guanare llenaron el tanque con suficiente gasolina para llegar a Caracas.

Lea también: Todo el país podrían quedar sin hortalizas por escasez de gasolina en Táchira

La carretera estaba relativamente vacía. Algunos de los pocos carros que vieron llevaban bidones evidentemente llenos de combustible. En Valencia las colas en las estaciones de servicio eran interminables. Todo lo contrario a Caracas, donde parece que no ha pasado nada. 15 minutos bastaron para llenar las tres cuartas partes que le faltaban al carro.

Parecerá gracioso, pero además de volver a salvo, uno de los objetivos de Boston Rex era llegar a tiempo para ver el último capítulo de Game Of Thrones. Lo lograron. Gracias a la solidaridad del venezolano pudieron llegar antes de las 9:00 p.m. a Puerto La Cruz.

¿Quién puede vivir así, sin servicios básicos?

Además de recordar a la madre de Nicolás Maduro unas 30.000 veces; sentir otra parte de la crisis en carne propia afloró nuevamente las ganas de emigrar. «Da rabia saber que hay una parte de Venezuela totalmente olvidada», expresó uno de los integrantes de la banda. Agregó que en ninguna cola vio a algún dirigente político tratando de cambiar los ánimos. «Así ni siquiera se puede trabajar», sentenció.

+ Información

Recibe nuestro Germinador de Noticias en tu celular a través de Telegram ¡Únete a nuestro canal aquí! Además, no pierdas detalle del acontecer noticioso siguiéndonos en TwitterInstagram y Facebook.

zambrano

Régimen de Maduro impuso defensores públicos en caso de Edgar Zambrano

Un Vargas, miles de Carujos