Rufo Chacón en exclusiva: «Quiero mi futuro como me lo había imaginado»

Rufo es un joven que se robó nuestro corazón desde que la maldad de la represión lo dejó ciego. Él nos permitió entrar a su casa, compartir en la intimidad de un humilde hogar cargado de amor, nobleza y esperanza.

Sencillo, soñador, reservado, guapo tranquilo y muy inteligente, así es Rufo Chacón, quien jamás imaginó que salir de su casa a reclamar un servicio tan básico como el gas, le saldría tan caro.

Rufo fue víctima de la más cruel, absurda e inhumana represión del régimen. El pasado 1de julio recibió 52 impactos de perdigón en su rostro, 12 se incrustaron en sus ojos y perdió la vista; desde ese día dejó de ver la luz y se apagó gran parte de su vida.

Vive junto a sus dos hermanos, mamá y abuelita en una humilde casa ubicada en Táriba (Táchira) su cama está en una pequeña sala cubierta por un mosquitero para proteger el rostro de Rufo, pues aún tiene casi 50 perdigones incrustados.

«Me siento en un estado como deprimido, me siento con la tensión de que quiero volver a ver, pues fue por una bobería por lo que perdí la vista, fue por una bombona de gas», así comenzó nuestra entrevista con este lindo joven, quien no entiende ni logra asimilar que está ciego.

Dos policías están presos por haberle disparado a Rufo, él tuvo la oportunidad de tenerlos al frente en la audiencia y decirles todo el mal que le hicieron.

«Esto es un poco intolerante, estar en este estado, sin poder ver porque yo siempre he sido una persona que le encanta ver, el cine, las computadoras», dijo con frustración Rufo Chacón.

En nuestro encuentro, sentimos el amor desmedido de su familia y la nobleza de un niño que quiere cristalizar sus sueños y metas.

«Lo que pido es que me ayuden para recuperar mi vista, quiero ser como era antes, un joven que tuvo su vista, quiero mi futuro como ya lo había imaginado», indicó Rufo con voz entrecortada y una coraza de fortaleza.

Nos contó que jamás le ha gustado la política pero que sueña con un país libre y sin represión.

Indicó que no quiere que más nadie sea víctima de las armas y la violencia desenfrenada y desmedida de los cuerpos de seguridad del régimen de Maduro.

«Se debe hacer justicia y que no sigan pasando estas situaciones, que no sigan tapando las cosas como lo hace el gobierno», añadió.

Le pide a Dios que le permita entender por qué los policías se ensañaron contra él y las personas que trancaron la vía para exigir gas doméstico, el cual les faltaba desde hace 4 meses.

«Le digo al gobierno que deje la mentira, que dejen de ser tan falsos y que ya esa chupa se les va acabar tarde o temprano», ese fue el mensaje de Rufo para quienes hoy ostentan en poder y le han causado tanto dolor.

Rufo es un joven tranquilo, le gustan la música, arreglaba celulares, computadoras y sueña ser ingeniero en informática, la otra semana recibirá su título de bachiller.

Este chico inquieto e independiente, nunca iba a manifestaciones políticas, pero ese día junto a su hermano de 14 años, ayudó a su mamá a cargar los cilindros, su hermano también fue golpeado por los policías del Táchira.

«Estábamos tranquilos, ellos fueron los que llegaron a agredir como saben hacerlo», agregó.

A los jóvenes les pidió que continúen la lucha y agradeció a las personas de todo el mundo, que se han solidarizado y los han ayudado tanto moral como económicamente.

Quiere ser visto por especialistas del mundo que le permitan recuperar la vista y salir adelante.

marranos

Bandas criminales estarían alimentando a marranos con personas en Colombia

Mike Pompeo realizará gira por Latinoamérica para fortalecer alianzas