Cuando escuchas la palabra himen… ¿qué se te viene a la cabeza?

Foto: Caraota Digital

Maryory Gómez
Ginecóloga

Cuando mencionamos la palabra himen la relacionamos inmediatamente con virginidad. Pero en realidad es muy poco lo que sabemos sobre la función que puede cumplir.

El himen es una capa que separa el conducto vaginal del medio externo y que forma parte de las estructuras del área vulvar. Puede ser muy delgado o muy grueso, y su tamaño y su forma varían de una mujer a otra.

En ocasiones esta capa es tan delgada que por cualquier actividad, traumatismo o hasta masturbación puede romperse.

Pero también puede ser tan gruesa que cubra completamente la entrada de la vagina. Esto no ocasiona ningún tipo de molestia durante la infancia, pero al pasar a la pubertad y presentar su primera menstruación puede ocasionar en estas niñas un dolor de fuerte intensidad, porque impide salir el fluido menstrual, y por lo tanto requieren de una cirugía menor. A esto se le conoce como himen imperforado.

Es importante conocer sus posibles formas ya que existen muchos mitos y creencias – sobre todo en algunas religiones y culturas – según los cuales la mujer debe sangrar al tener su primera relación sexual o al “perder su virginidad” y resulta que no en todos los casos esto va a suceder.

El himen puede presentar un orificio en el medio, puede tener una forma cribiforme, ser un simple anillo amplio o cerrar completamente la entrada a la vagina. Aquellos casos en los que el himen presenta un orificio en el medio o anillo amplio, conocido como himen complaciente, pueden permitir la penetración sin que ocurra ningún signo de desagarro o sangrado durante la primera relación sexual.

Por ello hay que tener mucho cuidado cuando relacionamos himen con virginidad, ya que tanto las actividades que estas niñas hayan tenido en su infancia o adolescencia – montar a caballo, hacer deporte, caída por accidente – como la forma de su himen van a influir en lo que estamos acostumbrados a escuchar de lo que pueda ocurrir en esa primera vez.

En definitiva, para nuestra sociedad el que exista o no himen no debería ser indicativo de que la mujer haya tenido o no coito, y que el concepto de virginidad es algo más complejo que la simple ruptura del himen.

Para el olvido: Venezuela y su segunda peor actuación en Panamericanos

Parlamentarias

Más de 50 países apoyan a la AN y rechazan a la ANC por Ilegal e inconstitucional