Amenazados: Las razones por las que Ávila y Palacios renunciaron a la Liga de Béisbol

Foto cortesía

Las amenazas contra los directivos de la Liga de Béisbol Profesional son la razón por la que Juan José Ávila y Esteban Palacios renunciaron a sus cargos en la LVBP, dejando en el limbo el inicio de la temporada de béisbol profesional en Venezuela.

Fue este 5 de septiembre cuando se anunció la renuncia de Juan José Ávila a su cargo como presidente de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional. A escasas semanas del comienzo de la temporada 2019/2020, resulta especialmente controversial la salida del experimentado directivo.

Si bien a muchos les tomó por sorpresa esta resolución, existían muchos factores que explican la situación actual del béisbol en Venezuela y los riesgos que corre.

Amenazas de cárcel pa’ todo el mundo

Según varias fuentes, se conoce que la razón principal para el abandono del cargo de presidente de la liga por parte de Ávila fueron las constantes amenazas de cárcel ante la posibilidad de no lograr arrancar la temporada de pelota en el país.

Ya lo adelantó el presidente de la ANC, Diosdado Cabello, con sus declaraciones al respecto. “Aquí va a haber béisbol, así tengamos que jugar nosotros (…). Yo le recomiendo a los dueños de equipos que se inventen una”, advirtió Cabello.

Por su parte, Esteban Palacios Lozada, quien se desempeñaba hasta el momento como vicepresidente de la LVBP, también abandonó su cargo negándose a asumir la presidencia del organismo. El temor del directivo fue sufrir el mismo acoso del que Ávila fue víctima, peligrando su libertad en función de la realización, o no, de la próxima temporada de pelota.

Los directivos de los clubes de béisbol privados de Venezuela, los cuales son mayoría en la liga, habrían sido presuntamente amenazados también si no se pone en marcha el béisbol. A pesar de ello, todos los dueños de las entidades se encuentran en el extranjero y parece no afectarles esta condición de presión extrema.

Sanciones y ruptura con la MLB

La Major League Baseball (MLB) y sus afiliados decidieron suspender relaciones con la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP) el pasado mes de agosto. Por lo tanto ningún pelotero que se desempeñe en EEUU, ya sea profesional o menor, podrá asistir para jugar en la temporada de béisbol en Venezuela.

Esto se debe a las sanciones impuestas por Donald Trump y la OFAC a la empresa Pdvsa, quien está controlada por el régimen de Maduro y es la principal patrocinante de la liga venezolana.

Las grandes ligas mantendrán su decisión hasta recibir información desde las agencias gubernamentales estadounidenses, que den el visto bueno al acuerdo con la LVBP.

La próxima temporada con ‘puro nuevo’

Ante la decisión del organismo regulador del béisbol en EEUU, la próxima temporada de la liga venezolana podría ser bastante más lúgubre que las últimas ediciones. Sin posibilidad de traer grandes ligas, el atractivo de los compromisos decae enormemente, hasta el punto de que los aficionados no quieran asistir a los partidos.

En el aire queda la duda de si la empresa petrolera continuará brindando el apoyo económico necesario para la realización de la liga. Por otra parte se especula con una falta de liquidez por parte de Pdvsa luego de las sanciones impuestas por los organismos norteamericanos.

¿Adiós a la temporada 2019/2020?

Poniendo en contraste todos los hechos que engloban a la LVBP a tan solo un mes del ‘comienzo’ de la próxima campaña, se pueden predecir varios escenarios, siendo uno de ellos la posibilidad de que no se juegue el tan querido pasatiempo de los venezolanos, al menos esta vez.

Según información recopilada por La Patilla desde una «alta fuente» de la LVBP, la cual no reveló su identidad, de reveló la que sería la fecha de inicio de la temporada 2019/202 del béisbol criollo. El próximo 18 de octubre arrancarían los compromisos entre los Cardenales de Lara y las Águilas del Zulia (Barquisimeto), y Leones del Caracas versus Tiburones de La Guaira (UCV).

Además, se dio a conocer que ya no serían 63 juegos como es costumbre, sino tan solo 49. 

En los próximos días, la liga anunciará el próximo dirigente que estará encargado de todo este torbellino de problemas y contratiempos. La polémica está servida en la mesa de la LVBP como un trago amargo y difícil de cara a lo que se viene, siendo la persona designada como presidente el foco de todas las críticas, reclamos, e incluso con peligro de perder su libertad dependiendo de lo que suceda.

Pretenden distraer: régimen despliega Ejército Nacional en Paraguachón

Análisis: La acusación contra Guaidó por el Esequibo y los principios de Goebbels