¡Socialismo! Industria automotriz de Valencia perdió 99,5% de producción en 10 años

Juan Rojas es parte de una estadística que no creía posible. Él se imaginaba llegar a la tercera edad siendo parte de la empresa en la que trabajó y logró forjar futuro para su familia. Pero no fue así. Estuvo por 10 años como parte de la nómina de Ford Motors hasta que el sueldo y las condiciones adversas de la transnacional lo obligaron a renunciar.

Es así como se convirtió en uno más en la lista de los cerca de 11 mil personas que dependían de las tres ensambladoras instaladas en Carabobo, y que vieron cambiar su vida de forma dramática, con el cese de operaciones de General Motors en 2017, tras el embargo del régimen, y la mínima operatividad de FCA-Chrysler y Ford, que mantienen a casi todo su personal en casa cobrando salario básico.

Para él no ha sido fácil. Estuvo una década en él área de producción, en las líneas donde se manufacturaban hasta 35 mil vehículos al año, mucho de ellos para exportar porque en países como Brasil no tenían la tecnología que sí existía en la plata de Valencia, en la avenida Henry Ford, donde se instaló la primera zona industrial de la ciudad en 1962, que hoy se traduce en ruinas.

Las cifras eran prósperas. Las máquinas siempre encendidas acompañaban a esos números que en 2006 tocaron su tope más alto con 491 mil 899 vehículos ensamblados entre las ocho plantas privadas instaladas en el país. 100 mil empleos directos estaban seguros como parte de la industria que movía la economía nacional. Pero la crisis llegó y la tocó de frente.

Otrora en este lugar permanecían los carros recién ensamblados, ahora no hay nada / Foto: Dayrí Blanco

Fue un golpe preciso y contundente que mantiene las líneas trabajando a 0,49% de la capacidad de hace 10 años y que tambalea la estabilidad laboral de una nómina general que, se ha reducido en más de 69% y que, en su mayoría tiene desde 2016 en sus casas porque simplemente no hay piezas para la manufactura.

Sin dólares asignados desde 2014 para la adquisición del kit de ensamblaje CKD (Completely Knock Down), la manufactura se vino a menos. No hay motivos de crecimiento como los hubo en 1958, cuando el Concejo Municipal, conjuntamente con la dirección de Urbanismo del entonces Ministerio de Obras Públicas, inició los estudios preliminares para la construcción de una zona Industrial. Un año después Ford Motor Company de Venezuela se convirtió en el primer comprador de un terreno de 415 mil 950 metros cuadrados por 931 mil 900 bolívares. El progreso fue imparable.

35 años después, la firma celebró su aniversario con la fabricación de la unidad un millón. A 57 años de su nacimiento la ensambladora apenas saca al mercado 180 vehículos al mes, número que hacía en dos días. Y todos se destinan a la exportación para poder autosustentarse.

En FCA-Chrysler la situación es similar. Se hace el mínimo de unidades mientras cada día renuncian más trabajadores. "Lo que más tristeza me ha dado en todo esto es ver a mis compañeros renunciar porque tienen muchas necesidades. Después que gozábamos de grandes privilegios que nos ganábamos con nuestro trabajo, ahora toca pasar hambre", relató Henry Ospina, sindicalista de la planta.

En 1983 se inauguró la planta de General Motor en la zona industrial de Valencia, y se convirtió en la ensambladora de mayor capacidad del país con 45 mil vehículos producidos al año. De esa empresa solo quedan las ruinas entre sus galpones y más de tres mil personas que quedaron desempleadas.