¿Tu mascota tiene una obsesión por la comida que ingiere?

Algunos perros parecen tener, literalmente, una obsesión con la comida. Nunca se sienten satisfechos y comen sin parar de pedir cuando estamos en la mesa.

En algunas razas, esto tiene una lógica explicación: o es su tendencia a devorar velozmente su comida, lo cual es factible dentro de un hábitat salvaje, donde no puede predecir con certeza cuándo volverá a comer o tiene que esperar ‘su turno’ en su manada. La segunda potencial causa es que, al igual que los seres humanos, cuando come "a la hora" y ésta tiene un retraso, la ansiedad le hace comerse la comida lo más rápido posible para saciarla.

Sin embargo, al ser un animal doméstico, es más factible la segunda teoría. Probablemente, has  acostumbrado a tu mascota a tener su comida siempre a la misma hora todos los días. Cabe destacar que, tanto para animales como humanos, comer muy rápido puede generar problemas de salud.

La obsesión con la comida puede ser un dolor de cabeza 

Si conviven varios perros en una misma casa, será difícil tratar de darle de comer a todos a la vez. Si uno de ellos tiene obsesión por la comida, intentará quitársela al otro. Generalmente, son éstos los que ingieren todo lo que encuentran en el suelo. Tragar un agente extraño puede provocarle alguna obstrucción intestinal.

Comer demasiado rápido, traería como consecuencia que, además de la comida, traguen aire que se acumulará en forma de gases, trayendo como consecuencia una digestión pesada.

Argentina: Entre piedras y palos enfrentamiento en cierre de campaña en Tucumán

Nebulizaron con solución y le recetaron ampolla para perros a bebé que murió en el IVSS de La Guaira