Al quirófano: el "Popeye" ruso que inyectó sus brazos con vaselina se lamenta de su estupidez (fotos)

Al quirófano: el
Foto cortesía

Un luchador ruso de artes marciales mixtas (MMA) apodado "Popeye", por sus enormes bíceps, se lamenta de su "estupidez" por inyectarse vaselina en los brazos, y la pandemia de coronavirus ha retrasado la intervención quirúrgica para eliminar por completo los peligrosos implantes, según un informe.

"Sólo tengo 24 años, y mi sistema inmunitario está haciendo frente hasta ahora a esta inflamación, pero realmente no sé qué pasará después", dijo el ex soldado Kirill Tereshin a East2West News sobre sus pistolas de 24 pulgadas.

Tereshin se sometió al bisturí en 2019, pero su nueva circunferencia no importó mucho en el ring, ya que perdió ante un oponente 20 años mayor que él, en solo tres minutos.

Poco después, empezó a quejarse de los problemas causados por los implantes.

"Por eso empecé a operarme para librarme de esta pesadilla. Me aumenté los brazos a los 20 años por mi propia estupidez. No pensé en las consecuencias", añadió.

Alana Mamaeva, de 33 años, una destacada activista contra los abusos de la cirugía estética, convenció a Tereshin para que salvara su vida pasando por el bisturí para que le extirparan los montículos venenosos, según el medio de comunicación.

El luchador dijo que le han quedado placas de gelatina endurecidas y tejido "muscular muerto" en el tríceps.

Tereshin dijo que tuvo "mucha suerte" de que hubiera médicos dispuestos a tratarle después de que el cirujano Dmitry Melnikov le dijera que podía morir si no le operaban los brazos.

"La operación más dura será en mi bíceps... el nervio responsable de la sensibilidad de los brazos está dentro", dijo.

"Dios no quiera que le pase algo a este nervio y no pueda mover el brazo. Me preocupa mucho, tengo mucho miedo... Debería haber pensado en esto antes, lo sé. Me culpo a mí mismo, sé que soy culpable", dijo el voluminoso luchador, que se había inyectado unos 3 litros de la sustancia en cada brazo.

Los implantes de vaselina barata le provocaron "fiebre alta, fuertes dolores y debilidad", dijo.

Mamaeva, que está casada con la estrella del fútbol ruso Pavel Mamaev, dijo que "tuvo que ayudar" a Tereshin a tratar sus "horribles" mutilaciones.

A finales de este año, se someterá a una cirugía adicional para eliminar el resto de la gelatina endurecida.