Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Este es Leopoldo Luque: el cirujano que estuvo a cargo de la operación de Maradona (perfil)

Fuente: Clarin.com - Home

Médico neurocirujano y especialista en intervenciones cerebrales y de columnas, al doctor Leopoldo Luque (M.N. 160588) le sonó el teléfono en 2016. Un colega amigo le contaba que Diego Maradona buscaba un neurólogo y se le ocurrió que Luque y su socio Ariel Sainz, con quien encabezan el centro médico Columna Baires, podían ser los elegidos.

Desde ese momento, la vida de Luque tuvo un antes y un después. "No lo podíamos creer. ‘¿Qué Diego? ¿Diego Maradona?‘, preguntábamos. Hasta el día que tuvimos que ir a verlo no contamos nada, por las dudas. La noche anterior no dormimos, antes de llegar tuvimos que tomar un miorrelajante, porque estábamos muy nerviosos", recordó el hombre en cuyas manos está la salud del futbolista más grande de la historia del fútbol argentino.

En el círculo cercano de Diego aseguran que Luque es a la persona que Maradona más escucha. No por esto ha quedado exento de idas y vueltas en la relación. El mismo médico reveló que en las últimas semanas había sentido la reticencia del DT de Gimnasia que había postergado su rutina de ejercicio físico y la dieta que tan buen efecto le había dado durante la cuarentena en la que Diego intensificó el entrenamiento y bajó más de 10 kilos.

Después de un primer encuentro en 2016 en el que hablaron mucho más de fútbol que de cuestiones sanitarias, Maradona dio luz verde para que Luque se pusiera al frente de su recuperación. “Nuestro trabajo era más que nada de contención, de escucharlo, hablar de su salud, de sus necesidades; también de deportes. Estábamos una hora charlando por ahí", explicaba el médico.

Durante estos cuatro años el neurocirujano tenía como misión principal ocuparse de mejorar la motricidad del Diez, acosado por los dolores en las rodillas y los tobillos. Pero el vínculo se tornó mucho más cercano, desde lo profesional y personal, desde que Diego se asentó en el país (tras los pasos por Dubai y Culiacán) y allí pudo iniciar un tratamiento ambulatorio.

Como parte del plan, el 24 de julio de 2019 el campeón del mundo en México 86 se sometió en la Clínica Olivos a una intervención en su rodilla derecha en la que le colocaron una prótesis para aliviar el dolor que sufre desde hace tiempo debido a una sinovitis aguda y artrosis.

"Hoy tengo que pensar mí y en mi salud. Los médicos me piden que pare, porque pasan los años y cada vez me duele más. Tengo que hacerme dos operaciones que vengo postergando desde hace mucho. Gracias a Dios y a la Tota (su madre) ninguna es de riesgo, pero se necesita tiempo y reposo para poder hacerlas, y creo que este es el momento", había explicado Maradona en junio de 2019 al anunciar su despedida de Dorados de Sinaloa. Nadie imaginaba en ese momento que en septiembre y tras la operación se convertiría en nuevo técnico de Gimnasia.

"Este es un momento difícil para él. No lo vi bien por la cuarentena, los problemas personales, el no poder trabajar. Nos pasa a todos, el impacto emocional de la cuarentena acentúa hábitos que no son tan saludables”, relató Leopoldo Luque en julio cuando las redes sociales de Maradona entregaban videos de un Diego activo, corriendo en la cinta, boxeando o jugando a la pelota.

Para alcanzar ese clic positivo que mejoró la vida diaria de Diego, Luque pasó por un momento tenso que estuvo a punto de terminar su relación con el astro.

“Busqué el modo de provocarlo, quería que se enojara, que reaccionara ante un desafío. Le dije: 'Diego esto no es así, esto depende de vos, te quiero ayudar, ¿me dejás ayudarte?'. '¿Tenés auto? Bueno, andate', me respondió. Me estaba por ir, pero retrocedí y le dije: 'Vos me vas a echar cuando sea el momento. Vos nos enseñaste que cuando la situación está mal es cuando hay que aparecer'. Y le pregunté: '¿Querés estar mejor'. 'Sí', me contestó. '¿Por quién jurás que vas a estar bien?', insistí. 'Lo juró por mi mamá', me dijo. Y empezó a estar bien".

Luque nació en Lanús y vive en Adrogué con su esposa y sus dos hijos. Es homónimo del exdelantero santafesino campeón del mundo en 1978, pero su relación con el fútbol se limita al ámbito amateur. “Tenés los pies redondos”, lo bromeaba Diego cuando pateaban un rato en el parque de la casa de Brandsen.

Luque recibió un diploma de Honor por sus estudios en la Universidad de Buenos Aires e inició allí su carrera laboral con una ayudantía ad honorem en la Cátedra de Neurocirugía de la Facultad de Medicina. Luego trabajó seis años en la Fundación Barceló y desde 2017 se desempeñó en el Hospital Alemán y en El Cruce. Desde 2019 es uno de los directores de Columna Baires, un establecimiento que apunta a resolver patologías de la columna con intervenciones mínimamente invasivas y rápida recuperación.

 

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados