Luis Scola agiganta su leyenda en la historia del baloncesto

El alma es algo inmaterial que, según se dice, pesa apenas 21 gramos. A Argentina le sobró alma y testosterona para dejar KO a Serbia (97-87), el equipo con mejor físico del Mundial de baloncesto y el gran favorito al título después de firmar una primera fase para la historia. La albiceleste basó su faena con una cátedra "pornográfica" de juego por parte de Facundo Campazzo (18 puntos y 12 asistencias) y del eterno Luis Scola (20 puntos).

Argentina dinamitó el Mundial con su ya histórica competitividad. Su hambre de triunfo no pasa desapercibida, ni tampoco las ganas de que el apellido Scola sea legendario en el baloncesto mundial.

Por canastas como éstas, por su pundonor, liderazgo y sangre gélida en los momentos apremiantes, se ganó el derecho de formar parte -a sus 39 años de edad- del elenco que albiceleste en la cita asiática.

Leyenda viva del baloncesto

Tras haber conquistado el oro olímpico en Atenas 2004, haber disputado más de diez temporadas en la NBA y ser el alma de la selección argentina de baloncesto, con el cotejo de hoy ante los balcánicos, se convirtió en el jugador con más presencias en la historia de los mundiales de la disciplina. La euforia, con Scola como el centro de atención, no se hizo esperar.

 

argentina

Argentina pasa a semifinales en el Mundial de baloncesto

UNT: "Maracaibo pasó de ser una ciudad de progreso al completo abandono"