Ni con Stephen Curry en cancha ganan los Golden State Warriors

Los Warriors, desde este jueves, ya tienen en su haber un jugador más con el que contar pese a que han quedado prácticamente fuera de carrera hacia la postemporada desde hace tiempo: Stephen Curry.

El «30» de los Warriors volvió a las canchas en lo que era la revancha de las última final de la NBA, la cual perdió su equipo, ante los Raptors. San Francisco estaba de celebración. El dos veces MVP regresaba a las canchas, sabiendo que este año no va a ser ni el suyo ni el de su equipo.

Son el peor equipo de la NBA según el balance clasificatorio, tienen récord de 14-49, y no han contado con Klay Thompson -también KO- y muy poco con Curry y Dreymond Green. Saben de qué va esto o deberían, toca prepararse para volver con todo la próxima campaña a ser el equipo temible que tuvo a toda la Liga firme durante un lustro. Lo de Curry, es un regreso para volver a su mejor versión, ganar algo de feeling con sus nuevos compañeros: Andrew Wiggins y poco más.

Era lógico que Curry no entrase a play en su punto álgido. Pero lo que le hace grande es que, sabiéndolo, pasa el testigo. No le entraban los primeros lanzamientos de cancha y fue sacando su «modo asistente» para poner al público en pie. Damion Lee (23), su cuñado, fue quien cubriría sus espaldas en lo ir anotando puntos.