La Vinotinto: Un país, un color, un sentimiento que nadie entiende

Los venezolanos llevamos varios años envueltos en un conflicto sin precedentes. Sin embargo, hay momentos donde millones de personas se enfundan un color vinotinto, dejando de lado las diferencias, situaciones personales y todo lo que implique preocupaciones. Al menos, por un par de horas.

En el tema futbolístico, sobre todo en estos últimos días, Venezuela tuvo tres compromisos amistosos con resultados dispares -empate ante Ecuador en Miami, derrota versus México en Atlanta y una goleada 0-3 a Estados Unidos en Cincinnati- trayendo a la luz pública diversas matrices de opinión. Todas con un factor común: sí se puede.

Cuando estamos a las puerta de una competición oficial, millones de venezolanos alrededor del mundo vivimos de la ilusión y enorme ambición que sale desde el fondo del corazón de los futbolistas de la Vinotinto.

Juventud y Experiencia

Rafael Dudamel se encargó de ir madurando a un equipo en el que predominan jugadores de renombre -los Tomás Rincón, Salomón Rondón (máximo goleador histórico de Venezuela) y Roberto Rosales como referentes en el panorama europeo, fusionando experiencia con chamos que salieron subcampeones del Mundial sub 20 el año 2017, en Corea del Sur. Aún duele ese penal fallado por Adalberto Peñaranda ante Inglaterra en la final.

Son justamente esta generación dorada de jóvenes talentos -que ya son una realidad: Wuilker Fariñez, el propio Peñaranda, Yeferson Soteldo, Yangel Herrera, entre otros- quienes desde entonces han dado a Venezuela la esperanza de vivir un nuevo sueño de cara a la Copa América de Brasil, que arranca ante Perú este sábado, días más tarde enfrentará a Brasil y cerrará su primera fase ante Bolivia el próximo 22 de junio.

Como selección nacional, ya van varios avisos de que en esta cita se buscarán superar metas jamás alcanzadas. Argentina fue la última gran víctima cuando cayó goleada por 1-3 en el amistoso jugado en marzo, en Madrid. Junto a Brasil, Venezuela es la favorita a pasar a cuartos de final como segunda de grupo.

Hay cosas que corregir

¿Debilidades? Sí, sin duda. Por lapsos se carece de la capacidad de controlar los partidos y llevar el mando sobre el terreno de juego. En estas situaciones, la experiencia de muchos de sus jugadores en las grandes ligas del fútbol, y el hambre de triunfos de la nueva camada, harán de Venezuela una selección más que interesante.

Nosotros, los venezolanos, les aseguraremos que les haremos llegar el aliento que tanto necesitarán para llegar a la meta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here