¡Bomba de tiempo! La operación Alacrán continúa

Hasta el 5 de enero se contaron 18 diputados que traicionaron a su fracción democrática para aliarse con Maduro y sus alfiles en la Asamblea Nacional.

El plan, que ya tocó sin éxito a otros tantos legisladores, prevé tentar y envenenar a unos 40 más, cuando mínimo.

Hace tres meses, cuando la diputada zuliana Nora Bracho me admitió en el programa La pura Verdad de Caraota Digital, que andaban por ahí ofreciendo maletinazos de hasta 200.000 dólares, la puja apenas iniciaba.

 Un mes antes, y dependiendo de lo icónico del diputado, la oferta demoníaca subió de 700.000 a 1 millón de dólares. Y ya para el día de la votación a algunos quisieron comprarles con hasta 2 millones. 

Si es verdad lo señalado por el diputado caraqueño Ismael León, que la mano que mese esta cuna de corrupción, es el ministro y ex vicepresidente Tarek El Aissami, entonces, el tipo se ha propuesto comprar a unos 50.

 Buscan cualquier tipo de caída, de cuenta pendiente, personal o de algún familiar, no perdonan en la amenaza hasta lo privado, lo íntimo, lo sexual – y ya lo han hecho antes así que nadie se sorprenda- a la hora de colocar contra las cuerdas a los diputados que dieron la cara en apoyo a Juan Guaidó.

Si. Hasta las preferencias sexuales, infidelidades, todo vale.   Con una mano ofrecen la plata y con la otra muestran la amenaza.

Hasta ahora a cinco diputados le han invadido las tierras y el primero en pegar el grito y denunciarlo fue Luis Lipa, exgobernador y actual legislador de Apure.

Diosdado Cabello, quien cargaba una cantaleta en su escatológico programa al menos durante los últimos dos meses, de que iba a votar por Juan Guaidó para presidente, claro, no lo hizo, pero sí que ha votado por la conspiración, y bajo su corona de rey de la espuria constituyente ha anunciado que se convocará pronto a elecciones parlamentarias con un CNE sin Tibisay Lucena …. ¡qué generoso!!! El tiempo lo tienen calculado y decidido.  Aunque esperan poder aumentar a 50 la lista de traidores.

Subió los puntos el Presidente Interino

Juan Guaidó ha tomado puntos esta semana. La epopeya del domingo le sumó y mucho más el haber coronado el martes con éxito la asistencia de 100 diputados bajo su presidencia, tomándole juramento como presidente encargado de la república en el mismísimo hemiciclo de sesiones, del que debió salir a corridillas la tríada encabezada por  Luis Parra, autoexcluido dirigente de Primero Justicia y dícese por boca de Nicolás Maduro y sus barras, presidente de la asamblea nacional. 

Aunque, perdón, me parece escuchar la voz desde el palacio de Miraflores, cínica y burlista, gritona y envalentonada:

-Perdón? Que Luis Parra ya no es de Primero Justicia? 

Bobo, Es que a Luis Parra le vamos a dar las 

llaves de Primero Justicia, al otro le vamos a dar las de Voluntad Popular y al otro las de Copei, y al otro las de Acción Democrática. 

  • Que cómo es la cosa?
  • Bobo. o es que crees que vamos a llamar a parlamentarias sin que pueda asistir todo el bosque de partidos políticos? Bobo? 
  • Bueno, ya, respeten!!

Esa está montada. Y en el caso de Primero Justicia tanto más, al punto de que la sede al este de Caracas está amenazada de ocupación de nuevos inquilinos, los alcanzados por la operación Alacrán, entre otras cosas porque los jefes administrativos del edificio, los archi odiados por el régimen, Julio Borges y Tomás Guanipa, se encuentran fuera del país.

Todavía no han facturado durísimo a Nicolás

El 5 de enero en la noche nos parecía que la forma tan burda y ramplona como se procedió contra el acto de instalación de la Asamblea Nacional, eso que he terminado llamando como chapucería, que hablando en serio se trata de otro golpe de estado de la casta madurista, le iba a salir mucho más caro a Nicolás Maduro.

Siete días después, si les interesa mi opinión. Creo que ha sido tibio el mundo frente a la gravedad de lo que pasó. Incluso, por ahora, ni siquiera se calentaron los calderos del gobierno de Donald Trump.

Pero se debe destacar, eso sí, que algunos de quienes se supone son aliados  de Maduro en las manías políticas que algo de ideológico pudieran tener, aunque en el caso venezolano lo maníaco me parece que lo colma todo, gritaron fuerte contra ese abuso chapucero que golpeó a la legítima asamblea nacional.

Antes de seguir les aclaro mi percepción de que lo maníaco lo colma todo: la manía de violar la constitución, manía de actuar con violencia y causar heridos y muertos, manía de aparejarse con los expedientes del narcotráfico y la corrupción financiera, la manía de violar gravemente los derechos humanos, esas, esas manías.

Alberto Fernández, presidente argentino, quien apenas unos días antes respondió en una entrevista sobre el régimen venezolano, cuidadosamente, que los derechos humanos no tenían ideologías y que en Venezuela se desatendían sus extremos, como los de la democracia en sí, dejó saber su disgusto por intermedio del canciller Solá. 

Repudió la intromisión de Maduro en el poder legislativo y además reclamó el atropello contra las comunicaciones y contra los comunicadores sociales. Hubo decenas de heridos entre periodistas y diputados opositores.

Manuel López Obrador, presidente mexicano, no sólo reclamó respeto a la Asamblea Nacional y sus actos autónomos, sino que además le asomó los colmillos del aislamiento a Nicolás Maduro.

Con educación, pero muy claramente, le indicó que este tipo de actos le conducirían al aislamiento total. O sea, que ya lo consideran medio aislado. O sea, que le pueden dar la espalda. Ah claro, recuerdo, que cuando López Obrador tomó posesión, Maduro si acaso fue medio saludado por el recién juramentado por allá en un callejón contiguo, aislado de la recepción oficial. Que la cosa no viene bien, y le puede ir peor.

Desgraciado maridaje Sánchez – Iglesia

La foto del presidente y vicepresidente españoles de apretón de manos es una desgracia. La verdad es que así la recibo, puesto que sella un pacto macabro con un partido que no solamente ha sido señalado de absorber millones de petrodólares venezolanos desde la época de Hugo Chávez, sino que además, estando en la vicepresidencia presagia riesgos muy graves para nuestros queridos hermanos españoles. 

Podemos es la promesa de la pesadilla del pueblo cubano, del venezolano, del nicaragüense , todas las pesadillas juntas resoplando el cuello de España. Pacto con el diablo, Perdón por lo duro.

Quizás por eso, la reacción frente a lo que ocurre en Venezuela en estos días se ha reducido a un comunicado del capítulo internacional del Partido Socialista Obrero Español, la tolda del presidente Pedro Sánchez.

Bla, bla de respeto a las instituciones, bla bla de atención a los derechos políticos, bla, bla. Tanto hemos querido a nuestra colonia española en Venezuela, sangre de nuestra sangre y familia de nuestra familia, que no podemos obviar la vicepresidencia de Pablo Iglesias.

Botón de última hora a punto de detonar una bomba. No olviden:

Un grupo de exfuncionarios del gobierno de Evo Morales en Bolivia se ha encontrado refugiado en la embajada de México. Recordemos que México fue el primer albergue para el renunciado presidente Evo.

Un vehículo fue detenido con funcionarios de la embajada española e individuos encapuchados, cuando iba a ingresar a la embajada de México que da albergue a los exministros de Evo. Amenaza? Los iban a secuestrar? Los iban a matar?

Ramón quintana, el exministro de presidencia de Evo Morales reaccionó así, espetando este mensaje al presidente español Pedro Sánchez:

– Es esto así Sánchez?  Si no me sacan de la embajada de México en Bolivia, contaré toda la historia de la financiación ilegal de los líderes de Podemos, desde los narco gobiernos de izquierda en Iberoamérica.

No queremos eso para España, pero la bomba del riesgo se ha activado. En 2019 el presidente español Pedro Sánchez, quien logró investidura esta semana, reconoció la presidencia interina de Juan Guaidó en Venezuela. Ahora, con Iglesias de vicepresidente, qué hará.   Es cuestión de esperar poco, para saberlo.

La Propuesta de Pompeo que armó un p…

Finalmente la propuesta Pompeo, que es igual a decir la propuesta del gobierno de Donald Trump, coloca guinda a la torta de la semana sobre la situación de Venezuela.

Por cierto que con la propuesta de negociación por parte de la administración Trump, de nuevo se explica por qué ha sido cauto Juan Guaidó, pese a los gritos que casi lo obligan a hacerlo, a la hora de considerar pedir a la Asamblea se apruebe la aplicación del artículo constitucional  187 numeral 11, que autoriza la actuación de fuerzas militares extranjeras en territorio venezolano. Estados Unidos propone nuevas negociaciones y eso alborotó el avispero.

Y es que la palabra negociación, diálogo, conversación, huele a podrido cuando se trata de sentarse con los delegados de Maduro. Y a cuentas de resultados hay muchas razones para que huela así.

Propone Estados Unidos que haya elecciones libres de diputados y de presidente de la república. Que se cambie al consejo nacional electoral, que se cambie al tribunal supremo para que otro cuerpo garantice la integridad del proceso. Que se habilite a todos los partidos y puedan participar todos los líderes. Que no haya más bloqueo de internet y que se garantice que los periodistas trabajen libres sin que les caigan a palos o se los lleven presos. En fin.

El detallazo, es que en un apartado de la propuesta se menciona que el antiguo régimen de Maduro no puede regir las nuevas elecciones, con lo que dos más dos son cuatro, entonces la administración Trump ha dicho que antes de las elecciones en Venezuela, Maduro debe salir.

Fin de la usurpación,  entonces gobierno de transición negociado o consensuado, diabólica negociación pues, y elecciones libres. Avispas pican por todos lados.

Jorge Arreaza, el canciller de Maduro, la pone fácil de contar por su previsible vocería. Que aquí Estados Unidos no va a lograr elecciones bajo sus estándares.

Entonces la cosa democrática para el canciller madurista va así: elecciones solamente parlamentarias, cuando la espuria constituyente lo diga, con este tribunal supremo lleno de magistrados express bajo las órdenes de Maduro, los partidos robados a sus dueños y entregados a traidores y eso si, un CNE como dijo Diosdado, sin Tibisay Lucena, pero con toda su demás gangrena. Qué mantequilla. Qué crema.    

Rafael Narvaez: es ingenuo pensar que el régimen aceptará visita de la Cidh

Guaidó condenó que el régimen iraní derribara avión con 176 pasajeros