Qué Guerra!! Qué buena pintada de paloma!!

Al menos una semana llevamos conociendo pormenores de la famosa operación Alacrán, en la que unos billetazos intentan escamotearle el sustento, el apoyo, los votos, necesarios en la Asamblea Nacional para ratificar en la presidencia del poder legislativo a Juan Guaidó y, más importante aún, hacer posible que siga siendo el legítimo presidente encargado de la república.

En la víspera se procedió a allanar la inmunidad parlamentaria a cuatro diputados, acusados abiertamente por terroristas traidores a la patria, y rayando la media noche no eran pocas las dudas sobre si tales personajes, Carlos Lozano, Jorge Millán, Luis Stefanelli y Hernán Alemán, fuera del juego, darían paso a unos suplentes que ya habrían sido envenenados por el alacrán supuestamente jineteado por el ministro madurista Tarek El Aissami.

Recordemos que esa operación consta de hacer propuestas que van desde los 50.000 y hasta casi el millón de dólares, a los diputados opositores que se comprometan a darle la espalda a Guaidó y, hasta esta misma hora, no hay cuenta que cuadre con las intenciones del grupo de Nicolás Maduro para sacarse a tremendo peso de encima, el del presidente interino, con mucho apoyo internacional, cerca de 60 países, el espaldarazo incólume del presidente Donald Trump, y la disposición de auxilio inmediato a su causa de libertad por parte del Comando Sur de los Estados Unidos, por si hiciera falta, claro, porque todas las opciones están sobre la mesa.

Pero , como seguro mató a confiado, buen momento para desempolvar el refrán popular venezolano, la tolda democrática en la Asamblea Nacional ha escalado en su accionar y casi provoca aplaudir que de la posición de víctima, pasa a la ofensiva. 

En esta fecha se aprobó la reforma parcial al reglamento interior de debates de la Asamblea Nacional, que es Ley especial en Venezuela, que puede ser entonces reformada por la mayoría de los legisladores, y que en esta fecha resultó en una bofetada a Maduro con todos sus alacranes.

La diputada Delsa Solórzano ya había dicho que a esta fecha son más de 100 los diputados opositores venezolanos que se encuentran encausados, perseguidos, o forzados al exilio, o pagando prisión por la cuchillada violenta de la injusticia totalitaria comandada por Nicolás Maduro. A partir de ahora, los diputados impedidos de estar presentes en la sala de sesiones, en el hemiciclo, podrán no solamente participar de las reuniones y de los debates; sino que además podrán votar…..y alacranes a llorar.

Esta pantomima de legislador, que diputado no es porque perdió su condición al haber aceptado ser ministro fugaz del trabajo en el régimen madurista, me refiero a Francisco Torrealba; se anticipaba a la votación que terminó posibilitando el voto de los diputados a distancia, y decía que si la oposición quería un parlamento virtual, tendría que hacerlo en una nube.

Claramente habría que ser un imbécil para no esperar una nueva arremetida en cuestión de horas, o días, y particularmente a través del ilegítimo tribunal supremo madurista. Y es que, perdonen lo prosáico, la tocada de rabo que le dio la fracción democrática al madurismo ahora en la Asamblea Nacional, es de antología. Zuácata!!!

Y a mi juicio es muy bueno que se proceda así, con astucia, que por cierto en el caso de la reforma al reglamento de interior y de debates de la Asamblea Nacional es proceder conforme a las atribuciones legales del parlamento; porque todo tipo de atropello que quiera echar adelante el sector madurista, es mejor de una vez, como para que el barro le tape el poquito de orificio nasal que le queda para medio respirar.

Esperemos en los tiempos inmediatos arrebatos judiciales, militares, de encapuchados paramilitares, y de togas negras vendidas a Maduro, patalear por indignación frente a quien le ganó una mano y chillar más que un camión de cochinos.  La jugada ha sido magistral, buena, buenísima.

Alacranes, corruptos originarios del régimen rojo y traidores vendidos que traicionaron el compromiso con el pueblo venezolano que clama cambio, contad con los votos de la mayoría opositora, aún estando en el exilio.

De lo virtual diríamos que si bien twitter le estampó al mundo un pajarito, la decisión de los opositores diputados de permitir el voto a distancia, le pinta en la cara a alguien una paloma, blanca, de la paz, inocente, pero una gran paloma.

Ahora sabemos que atacarán los zamuros de aquel tribunal madurista.

¡Es así. Duélale a quien le duela!

Nella Rojas

Nella Rojas: una margariteña ganadora de un Latin Grammy

Guaidó

Francisco Coello: el liderazgo de Guaidó es valioso pero la oposición tiene que fijarse nuevas estrategias