La Reina Isabel II respira con alivio tras la firma del Megxit

El “Megxit duro” anunciado por la reina Isabel II puso "game over" a diez días de caos dentro de la realeza británica. La reina declaró que “los duques de Sussex dejarán de utilizar su título de alteza real ya que interrumpirán sus tareas de la Familia Real”.

Liberados de sus “obligaciones reales”, Harry, de 35 años, y Meghan, de 38, anunciaron que querían ser independientes e instalarse en América del Norte con su hijo Archie, no podrán ya “formalmente representar a la reina”.

Con todo cerrado, Isabel reapareció en público junto a su hijo Andrés, quien está acusado de abuso por su relación con el fallecido pedófilo Jeffrey Epstein.

El Duque de York acompañó a su madre en su vuelta al ruedo real. Desde entonces, Andrés pretendió dejar oculta su estrechísima relación con el norteamericano. Sin embargo, las pruebas fueron contundentes: el miembro de la monarquía habría sido parte de sus fiestas y orgías, algunas con menores de edad.

El príncipe fue señalado como el responsable de tocar los senos de una niña y cometer actos contra dos víctimas en la mansión de Epstein en Manhattan, una de las locaciones preferidas por Epstein para llevar a cabo sus crímenes.

Cuando la prensa británica ubica a Harry y Meghan como los enemigos de la realeza, Andrés volvió a gozar del apoyo de su madre -y así ganar "puntos"-. En su salida pública, la reina -que llevaba un abrigo a cuadros blanco y negro-, se mostraba radiante… Y Andrés sonreía ¿aliviado porque Harry y Meghan le "opacaron?.

Le dio hasta con el hombro: Conor McGregor venció a Cerrone en ¡40 segundos!

Guaidó emprendió gira internacional para concretar la liberación de Venezuela