30 años de la Caída del Muro de Berlín: ¿Una victoria de la democracia liberal?

Foto: AFP

El 9 de noviembre de 1989 cayó el Muro de Berlín. Las barreras dividían Alemania en dos bloques: el oriental (sometido al yugo socialista) y el occidental (que instauró un sistema democrático). Más allá de la importancia de la unificación de un pueblo, la caída del Muro aclaró cuál modelo político garantizaba la libertad de los ciudadanos.

La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) colapsó, finalizó la Guerra Fría y el comunismo tuvo que adaptarse a la apertura económica. Datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD) muestran la extensa brecha entre el modelo soviético y la economía liberal.

Para 1990 (año de la reunificación) el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita era de 22.000 euros en Alemania Occidental frente a los 9.400 euros de Alemania Oriental. La apertura de mercado en Alemania Federal fue clave para estabilizar la economía. Mientras que el modelo del bloque soviético (irónicamente denominado República Democrática Alemana) optó por el intervencionismo del Estado y obstrucción del mercado.

Foto: AFP

Una vez derrumbado el Muro, los berlineses del este huyeron masivamente hacia el oeste. ¿Por qué no se vio la misma vehemencia por parte de los occidentales? La miseria generada por el régimen comunista era clara.

Más que la reunificación de un pueblo, hoy se conmemora la victoria de la democracia liberal.

Los contrastes entre el este y el oeste de Alemania siguen vigentes: un gráfico de la BBC refleja cómo 50 empresas de capital abierto tienen su sede en el occidente del país mientras que sólo 3 radican en Oriente (específicamente en Berlín).

Gráfico: BBC

Este sábado se tiene prevista una ceremonia especial para rendir homenaje a la tercera década de la caída del Muro de Berlín.

Dos periodistas colombianos se exilian al ser amenazados por informar sobre carteles

De la noticia a la caída del Muro de Berlín: así lo vivió un corresponsal soviético