51 ejecuciones extrajudiciales registró Proiuris en menos de cuatro meses

Foto: EFE

La organización defensora de los derechos humanos Proiuris registró 51 ejecuciones extrajudiciales por parte de las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes) cometidas de mayo a agosto en el Área Metropolitana de Caracas.

Según la organización, estas cifras revelan como el grupo táctico de la Policía Nacional Bolivariana, más allá de ser un organismo de seguridad, se convirtió en un grupo de exterminio, que ingresa a los sectores populares y asesina a personas dentro de sus viviendas y luego simula enfrentamientos.

El abogado penalista, Luis Izquiel, asegura que la mayoría de las víctimas son jóvenes de sexo masculino que viven en los barrios de la capital.

Izquiel indicó que hasta las fecha se han registrado más de 7000 muertes violentas a manos de los cuerpos de seguridad del Estado y de la mayoría de ellas se presumen ejecuciones extrajudiciales.

Las Faes fueron creadas en el 2017 supuestamente para combatir la delincuencia, pero tal como se evidencia en el informe sobre violación de derechos humanos expuesto por Michelle Bachelet, se convirtieron en grupos de aniquilamiento que supuestamente van a buscar delincuentes a los barrios, y terminan asesinando también a muchas personas inocentes.

Sobre este grupo táctico también pesan denuncias sobre robos, extorsiones, secuestros, hurtos, privaciones ilegítimas de libertad.

Según Proiuris, de los 51 casos registrados, se tuvo comunicación con los familiares de 30 de las víctimas, quienes narraron como se cometieron las presuntas ejecuciones.

A la presentación del informe asistieron los familiares de Fernando Lira y Eligio Duarte, dos funcionarios de PoliChacao que fueron asesinados por funcionarios de las Faes en la avenida intercomunal de Guarenas.

Los parientes de las víctimas indicaron que no descansaran su lucha hasta lograr el esclarecimiento del caso.

Adobe: «Venezolanos recibirán un reembolso antes de final de mes»

venezolanos

Sin casa ni escuela: el calvario de los niños venezolanos en Colombia