Barrios de La Paz bajo miedo por violencia de turbas enardecidas

Bolivia
Foto: Reuters

Vecinos de varios barrios de La Paz, Bolivia, vivieron este lunes al anochecer momentos de pánico ante el temor de incursiones de turbas enardecidas, que atacaron comisarías policiales y pretendían cercar la sede de gobierno.

Desde el domingo se registraron saqueos de comercios en La Paz y la vecina ciudad de El Alto por parte de turbas que luego volcaron su furia sobre pequeñas unidades de policías, que se amotinaron el viernes sumándose a las protestas en demanda de la renuncia del presidente Evo Morales, quien dimitió el domingo.

La Policía de La Paz pidió a las Fuerzas Armadas que intervengan, al haber sido rebasadas, lo que fue aceptado por el alto mando militar.

En numerosos barrios de la ciudad, los vecinos se organizaron en grupos de defensa y formaron barricadas en las calles para evitar el paso de eventuales manifestantes, observaron periodistas de la AFP.

En una plaza de San Miguel, en un barrio donde hace dos semanas el opositor centrista Carlos Mesa llamó a presionar en las calles por la anulación de las cuestionadas elecciones de octubre que ganó Morales, la gente levantó barricadas con contenedores de basura, láminas de calamina, sogas y cadenas.

El propio Mesa, principal rival de Morales en los cuestionados comicios de octubre, dijo en Twitter que tenía informes de que «una turba violenta se dirige» hacia su hogar «con la intención de destruirlo», por lo que pidió ayuda a la Policía.

Los gritos que proferían días atrás contra Morales han cedido el paso a murmullos de preocupación y rumores de zozobra.

Y tienen motivos, porque la noche del domingo en Chasquipampa, una zona alejada en el sur de la ciudad, desconocidos incendiaron 64 buses municipales, según el alcalde de La Paz, Luis Revilla.

Incendiaron también la casa de Waldo Albarracín, líder de un colectivo civil opositor a Morales y rector de la principal universidad de Bolivia.

En Achumani, donde viven el renunciado vicepresidente Álvaro García Linera, y el alcalde Revilla, varias casas fueron asediadas por campesinos que bajaron desde las laderas.

La Policía ha estado ausente de las calles de Bolivia desde que estallaron motines en cuarteles de tres ciudades el viernes, pero este lunes volvió a patrullar, tarea que comenzará a hacer en conjunto con las Fuerzas Armadas.

Muchos jóvenes se identifican con cintillos de colores para defender sus casas, mientras están pendientes de los celulares para ver el desarrollo de los enfrentamientos en El Alto y en la ciudad central de Cochabamba.

Evo Morales

Morales revela donde pasó su primera noche como expresidente

Tuto Quiroga saludó que las FFAA y la Policía regresen a las calles para devolverle la paz a Bolivia