Bolívar: un estado propicio para la trata de personas (Video de alerta)

Foto: Jhoalys Siverio

El estado Bolívar es una entidad propicia para la trata de personas, con ofertas de cirugía estética, trabajo sexual y rapto de personas para distintos fines, que incluyen el tráfico de órganos y sustancias ilegales, así como el reclutamiento para grupos irregulares armados y explotación laboral.

En asociación con el Instituto de Investigaciones Jurídicas en Caracas, se realizó una investigación sobre la trata de personas en Venezuela, las principales formas de captación, zonas de recepción, principales víctimas y victimarios.

Eumelis Moya, coordinadora de la Oficina de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello, en Guayana, señaló que las principales áreas de recepción son burdeles y las zonas mineras de Bolívar.

Las principales rutas internacionales son Colombia, República Dominicana, Brasil, Trinidad y Tobago y España. En cuanto a las zonas fronterizas, este flagelo se da mayormente en Castilletes (Zulia), Paraguaná (Falcón), Güiria e Irapa (Sucre), Tucupita (Delta Amacuro) y el sur de Bolívar.

Moya mencionó también que los factores de vulnerabilidad son la situación socioeconómica, migración, niñez, mujeres, autoestima y autopercepción. Agregó que de acuerdo con un estudio en el que participó la Embajada británica, Venezuela ocupa el primer lugar en formas de esclavitud moderna en América Latina.

Los principales victimarios son redes de delincuencia organizada, pero también familiares que llegan a vender a sus hijos para estas formas de esclavitud moderna.

Es por ello que las principales víctimas son niños, adolescentes, mujeres jóvenes y transexuales en situación vulnerable.

De acuerdo con el monitoreo en prensa, se detectó que el 45 % de los trabajadores en las minas son menores de edad. Asimismo, al menos 2300 niños están en trabajos informales en Zulia y Táchira.

Alan García presuntamente sobornó a fiscal para evitar denuncia por matanza de 1986

«Ni las luces se pueden prender»: apagones arruinan Navidad a merideños