Candidato de Perú a la OEA promete sacar a Venezuela del centro de la agenda

Cortesía

La excesiva presencia de Venezuela en el debate regional y la ausencia de la OEA en las crisis latinoamericanas de este año son dos factores cruciales que el diplomático peruano Hugo de Zela promete cambiar si llega a liderar el organismo continental.

Así de contundente se declara De Zela en una entrevista con Efe, tras anunciar que entra en la contienda por el liderazgo de la Organización de Estados Americanos (OEA), frente al actual secretario, Luis Almagro, y la ecuatoriana María Fernanda Espinosa, quien también manifestó recientemente su aspiración.

De Zela, que ha ejercido como vicecanciller, jefe del Servicio Diplomático peruano y embajador en Argentina, Brasil y en Estados Unidos, afirma que, de ser elegido, se centrará en «descomprimir» la agenda y dar prioridad a otros temas de interés regional que, a su juicio, la organización ha dejado en segundo plano por atender la crisis venezolana.

En la entrevista, el diplomático peruano, que considera que va por un «buen camino» para lograr el respaldo necesario de 18 de los 34 Estados que son miembros activos de la OEA, detalló sus prioridades y los retos de la organización ante la convulsa situación en Latinoamérica.

El diplomático, asegura que una de las razones de su candidatura, es que la organización debe mejorar y recuperar el papel de foro de concertación de encuentro entre los países de la región para poder buscar soluciones a los problemas.

Aseveró que también se debe activar el diálogo entre la Secretaria General y los países miembros para fijar los objetivos de trabajo.

Sobre la propuesta de agenda si llega a ser titular de la OEA asegura que no tiene alguna propia, solo tiene la de los países para que sean escuchados para que fijen sus objetivos. y que no solamente es Venezuela «Sí, definitivamente hay que descomprimir la agenda. Se necesita dar atención a otros temas. No puede ser únicamente Venezuela. He percibido que ya hay un cansancio en la región».

En el caso de Venezuela, Cuba y Nicaragua

Venezuela:

«Debemos procurar crear unas condiciones para una solución que tenga estas características: que sea una solución venezolana para un problema de los venezolanos. No podemos pretender imponerles una solución» aseguró De Zela.

Agregó que como segunda solución es plantear el uso de la fuerza es absolutamente inviable, porque solo provocaría muertes y violencia.

En su tercer lugar, el punto de partida de que el pueblo venezolano pueda expresar y elegir a quien ellos quieran como gobierno.

Cuba:

«La situación específica de Cuba es que los países miembros de la OEA decidieron invitar a Cuba a volver a la organización y Cuba no mostró ningún interés en hacerlo. Si no hay voluntad de una de las partes, pues no hay nada que hacer» aseveró el diplomático.

Nicaragua:

«En Nicaragua hay evidentemente dos tipos de preocupaciones: la violencia reciente, por manifestaciones reprimidas, uso excesivo de la fuerza, es un tema que hay que atender, un tema sobre el que la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos) ha expresado preocupación, que es muy válida».

Confirma que el otro proceso político interno que debe permitir la expresión de la voluntad popular, puede pretender que un país se gobierne sin atender lo que el pueblo piensa.

Google Stadia

Fallas en Google Stadia, la plataforma no rinde como prometió (+Tuit)

malaria

Alarmante brote: 70 mil casos de dengue y más de un millón de malaria