¡CONTRADICCIÓN! Maduro aumenta su presencia en actos masivos cuando arrecian los casos de COVID-193 min read

1
Nicolás Maduro insiste en llamar al COVID-19
Foto: Prensa presidencial

La contradicción ha sido una constante en durante la gestión de Nicolás Maduro. Es algo que se puede apreciar hasta en su discurso, casi siempre belicista pero donde hace llamandos "al diálogo y al entendimiento".

Aunque se define de ala socialista y "antiimperialista", el dólar, moneda legal de EEUU (el imperio, según el régimen), se ha impuesto como moneda de cambio aceptada abiertamente en toda actividad comercial durante su gobierno.

Ahora que arrecian las medidas de la "cuarentena radical" decretada por su administración, para detener la propagación del COVID-19; Maduro aumenta su presencia en actos masivos.

Esto es aún más extraño, luego de que varios personeros del régimen,pertenecientes a su circulo íntimo, han anunciado que dieron positivo al virus. Entre ellos Diosdado Cabello y Tareck El Aissami.

A pesar de que aleguen que se respetan las medidas de distanciamiento social, todos los actos que incluyan la aglomeración de personas representan un riesgo para los presentes.

O al menos así lo ha ventilado el propio Maduro cuando insta a las personas a "quedarse en casa"; incluso llegó a suspender todos los actos de graduación que se llevaban a cabo tradicionalmente en el mes de julio.

Pero para el jefe del régimen parece haber normas especiales y ha decidido liderar varios actos masivos durante los últimos días.

Actos de ascenso militar y nombramientos del alto mando

Este viernes fue el último ejemplo de esta lista de actividades que ha realizado Maduro en los últimos 6 días.

Desde Fuerte Tiuna, encabezó el acto de entrega de estandartes de los comandantes salientes de las FAN a los nuevos jefes, designados el pasado martes.

Se pudo ver por la trasnmisión de VTV, que los presentes, entre los que se encontraban decenas o tal vez cientos de militares, respetaban el distanciamiento social; sin embargo, la gran cantidad de personas presenten violan las normas impuestas por la administración madurista, donde se ha prohibido la aglomeración de personas.

Esto se debe a que al llegar o retirarse del lugar existe la posibilidad de que haya contacto entre los presentes, por lo que es mejor evitar estas actividades.

Lea también  Se necesita colaboración para gastos fúnebres de Berenice Gómez

El día martes, también estuvo Maduro en un acto militar, donde ascendió más de mil oficiales de las FAN y ratificó a Padrino López como su ministro de Defensa; además de anunciar los cambios en el alto mando que se realizaron hoy.

Es importante resaltar el número de oficiales ascendidos, por lo que los presentes superaron el millar, violando de manera flagrante sus propias órdenes de evitar actos multitudinarios.

Pero la cosa no acaba allí, porque el pasado domingo 5 de julio, el líder chavista lideró una "parada militar" en conmemoración del 209 aniversario de la firma del acta de la independendia; esto a pesar de que había anunciado días antes la suspensión de los actos del 24 de junio y el mencionado 5 de julio, precisamente por el avance de la pandemia.

Dicha actividad contó con decenas de batallones, lo que se traduce en miles de personas que estuvieron reunidas en el patio de la Academia Militar en Fuerte Tiuna.

¿Por qué insiste en romper los protocolos de prevención?

Ahora solo queda preguntarse porqué Maduro insiste y ha aumentado su presencia en estos actos, a pesar del ascenso de los casos de coronavirus en el país.

También genera suspicacias que esta multiplicación de su presencia en actos masivos, se dé en una semana donde hasta 4 funcionarios del régimen han informado que dieron positivo al virus.

Es algo incongruente y contradictorio que tiene a la gente preguntándose por la veracidad de los datos ofrecidos por la administración madurista; y de los positivos anunciados por sus personeros; sobre todo la de dos de sus hombres más cercanos, como lo son Cabello y El Aissami.

Resulta extraño que Maduro relaje sus medidas de bioseguridad cuando arrecian los casos y exige más sacrificio a la población, que lleva alrededor de 120 días de cuarentena.