Pánico, zozobra e impunidad: lo que se vive en las zonas de paz como la Cota 905

Las zonas de paz en donde no pueden ingresar los organismos policiales son manejadas por delincuentes como alias el Coqui, quien se ha enfrentado varias veces al Cicpc

Coqui caraotadigital
A la izquierda, el Coqui, líder de la banda de la Cota 905. A la derecha, funcionarios del Cicpc.

El sociólogo Luis Cedeño detalló en exclusiva a Caraota Digital que en las zonas de paz como la Cota 905, en donde el pasado lunes hubo una balacera contra fuerzas policiales, existe pánico y zozobra entre los vecinos del sector que viven bajo el control de Carlos Luis Revette, alias el Coqui, delincuente que maneja el barrio a su antojo.

"En la Cota 905, así como en José Félix Ribas (Petare) y El Valle, actúan megabandas, surgidas a partir de las zonas de paz. Esto significa que el Gobierno buscó una negociación entre bandas criminales para que las fuerzas policiales no ingresaran a esos sectores, con tal de evitar el conflicto entre delincuentes", detalla Cedeño.

El pasado lunes se generó un enfrentamiento entre el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y presuntos miembros de la banda del Coqui. Luego de seis horas de balacera, los funcionarios se retiraron del lugar. Vecinos del sector le comentaron a Caraota Digital, bajo anonimato, que cada vez es más común esta situación. Los cuerpos policiales no pueden entrar a la Cota 905, y poner bajo custodia de la ley a los delincuentes, lo que genera pánico entre los vecinos.

Sobre esta situación, Cedeño señala que las megabandas "están consolidadas como los pranatos en las cárceles. El Coqui, en este caso, maneja la ley a su antojo. Eso lo sabe todo el barrio. El Estado cedió esa autoridad a las bandas y las normas y sanciones las imponen los delincuentes".

En la Cota 905 es común ver a hombres que relatan que en el sector no se pueden generar hurtos. Los ladrones, por órdenes de la banda del Coqui, toman represalias contra quien cometa estos crímenes.

"En la Cota 905 hay un monopolio de violencia. Sucede lo que sucede: enfrentamientos de varias horas y no hay represalias", detalla Cedeño.

"Las bandas actúan como un microestado. Suplen el vacío de la administración de la fuerza, justicia y sanción. Imponen normas y le aplican a la población sus leyes. En el barrio nadie roba. No hacen nada si no es bajo la anuencia o beneplácito del jefe negativo", sentencia Cedeño.

Algunos vecinos prefieren al Coqui que a la policía

"No es el deber ser, pero debes entender la lógica de los vecinos. Primero, esa autoridad, en este caso el Coqui, es más cercano a ellos que cualquier policía o político", indica Cedeño.

Además, Cedeño indica que el delincuente que maneja las bandas criminales genera efectos negativos, pero que no influyen tanto en los más pobres.

"Se mantienen con la extorsión a comerciantes, las vacunas, el secuestro y microtráfico de drogas", agrega Cedeño. La población tiene bajas expectativas en que la policía puede resolverle un problema en su comunidad", puntualiza.

Carlos Luis Revette, alias el Coqui, nacido el 1 de febrero de 1978, según fuentes policiales, ascendió al poder en 2015. Pactó con bandas armadas de El Cementerio, El Valle y La Vega, para mantener el control total de la zona.

Carlos Luis Revette, alias el Coqui.

Actualmente el Coqui es uno de los delincuentes más buscados por el Cicpc. Sin embargo, este se mantiene en su "zona de confort", desde la cual no puede ser aprehendido por las autoridades.

Carlos Luis Revette, alias el Coqui.

Un Hombre Captura un Enorme Pez y Hace una Nueva Marca Mundial

hipertensión

La crisis y el estrés disparan los casos de hipertensión en Táchira