Destrozado: entrar al Clínico Universitario da miedo

Foto: Caraota Digital

Dania Vegas ha trabajado por 11 años en el hospital Clínico Universitario. Tiempo suficiente para vivir un antes y un después.

Insumos que brillan por su ausencia. Un ascensor destruido que se ha desprendido 2 veces, dejando lesionada de cuello y rodillas a varias enfermeras.

El olor a orina en cada rincón y la oscuridad forman parte de la rutina de sus empleados. Ella incluso llega a preguntarse ¿Por qué voy al hospital?

“El universitario da miedo. Todo está oscuro y hediondo. Seguimos trabajando ahí porque amamos al hospital y nos duelen los pacientes”, dijo sin titubear.

Cuando Dania conversó con Caraota Digital tenía en sus manos una pancarta que decía “Quiero oportunidades en mi país”.

Aseguró que a pesar de sobrevivir y tener que mantener a los suyos con 40 mil bolívares de salario más los trabajos extra que realiza seguirá protestando.

“No podemos entregar nuestro derecho a hablar. La gente dirá no hacemos mucho estando aquí y yo pienso que si, yo tengo esperanza de que el país va a cambiar”.

La foto de Penélope Cruz en bikini que NO querrás ver ¡Ay no mami!

Trump fue recibido en Dayton con protestas para exigir control de armas