Procedimiento de la Dgcim en El Callao dejó sin pran el sector minero de Nacupay

Foto: Pableysa Ostos

No se sabe cuánto tiempo estuvieron los funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) planificando su ingreso al sector minero de Nacupay, en El Callao, al sur del estado Bolívar. Tampoco quién dio la orden de entrar a ese lugar en el que trabajan más de 200 mineros artesanales. Pero entre la noche del martes y la madrugada de este miércoles, las unidades entraron y detuvieron a ocho sujetos.

Presuntamente, cuatro de ellos son los líderes del grupo delictivo que operaba desde hace varios años en Nacupay. Sujetos apodados el Morocho, Junior, Junito y el Cabezón, a quienes les incautaron dos fusiles, una pistola, una granada, varios cargadores de fusiles, municiones, y radios transmisores. Por parte de las autoridades competentes del estado Bolívar solo ha habido silencio, mientras que en El Callao se mantiene la incertidumbre.

Tras la aprehensión de los ocho hombres, fuentes de la población dijeron que integrantes de la banda amenazaron a los mineros y los obligaron a protestar para exigir la liberación de los detenidos. La protesta se mantuvo hasta las 4 de la madrugada de este miércoles 12 de junio.

Una fuente ligada a la investigación informó que los detenidos fueron trasladados en dos vehículos hasta la sede de Dgcim ubicada en el Campo C de Ferrominera, Puerto Ordaz; para luego ser llevados hasta Caracas. Se desconoce bajo qué cargos serán presentados. Vecinos del lugar aseguraron que han seguido amedrentando a los mineros para que estos mantengan las protestas de calle hasta que se ejecute la liberación.

¿Calmar las aguas?

El pasado 16 de mayo, Freddy Bernal, coordinador nacional de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), y el M/G Jesús Suárez Chourio, comandante del Ejército, estuvieron al sur del estado Bolívar.

Según habitantes de El Callao, población ubicada a unas tres horas de Ciudad Guayana, Bernal también estuvo acompañado en Nacupay del alcalde Alberto Hurtado.

Presuntamente, tras dicha “reunión”, el sindicado Simón Bolívar, que opera en la zona, tomó algunas decisiones. Entre otras, prohibió gritar oro o pescar oro; y fijo la regulación del oro en 110.000 bolívares. “Cualquier queja que se les presente tendrán que hacerla al sindicato de Nacupay”, se ordenó.

Después de eso, el alcalde realizó dos pronunciamientos en los cuales afirmaban que eran víctimas de una “guerra mediática a través de las redes sociales”. Y ante la granada que fue lanzada en la alcaldía, señaló que “fuimos víctima de la intolerancia política y el terrorismo".

"Rechazamos estas acciones viles y cobardes por parte de estos terroristas vinculados a los golpistas que el pasado 30 de abril le dieron una patada al hilo constitucional en la ciudad de Caracas y que hoy más que nunca están quedando solos y desesperadamente ejerciendo la violencia como forma de hacer política”, apuntó.

Pero los habitantes de El Callao difieren de Hurtado, y señalan que él tiene responsabilidad en los hechos que se han ido desarrollando. “Dieron luz verde para que esas bandas empiecen a enfrentarse más de lo que ya lo hacen. Lo que han generado es zozobra en el pueblo”.

¿Quién toma el control de Nacupay?

La figura de Andrio Antonio Medina Farreras, conocido como el Morocho, detenido por la Dgcim, tiene años específicamente desde que Phanol Vladimir Clemente Ojeda, alias Capitán, empezó a tener control tanto en El Callao como en Guasipati.

Pero tras la muerte de Capitán, en Río Chico, estado Miranda, en un presunto enfrentamiento con funcionarios de la Dgcim, su puesto lo tomó Ronny Yackson Colomé Cruz, alias Ronny Matón, mientras que el Morocho conservó su puesto de “representante” de la banda en esas zonas mineras.

En El Callao algunos de los líderes que mantienen el control son conocidos como Toto, Marcos José Jiménez Zapata alías Marcopolo - ambos en El Perú - y el Ruqui. La zona, en su momento, fue controlada por Anderson Pereira - fallecido en enfrentamiento - y el Morocho, que permanecía en Nacupay. De El Paraíso se desconoce quién es su líder.

La detención del Morocho haría que alguno de los sujetos antes mencionado tome el control de esa zona.

¿Qué ha pasado en El Callao?

  • 16 de mayo: visita a Nacupay de Freddy Bernal y del general Suárez Chourio.
  • 19 de mayo: lanzaron una granada en la sede de la alcaldía de El Callao. El alcalde oficialista puntualizó en ese momento que fueron sujetos “pagados por mafiosos golpistas”. Hasta la fecha nadie ha sido detenido por dicho ataque.
  • 22 de mayo: el Ejército sostuvo un enfrentamiento con un sujeto identificado como Alfredo Castro, de 25 años, en el sector La Ramona. Los mismos militares recabaron las evidencias, sin esperar al Cicpc “debido a que el sitio es de alta peligrosidad”.
  • 23 de mayo: en la plaza Bolívar, frente a la iglesia Nuestra Señora del Carmen, fue localizada dentro de un saco una cabeza humana. El resto del cuerpo aún no es hallado y la víctima no ha sido identificada.
  • 25 de mayo: se presentó una situación irregular por el mercado municipal. Habitantes señalaron que hubo una balacera, información que fue desmentida por el alcalde.
  • 25 de mayo: en La Ramona, seis sujetos intentaron robarse unas planchas que usa uno de los molinos que opera en la zona. A pocos metros había unos militares que se percataron de la acción y se generó un enfrentamiento. Los delincuentes huyeron por una zona boscosa.
  • 26 de mayo: funcionarios del Ejército sostuvieron un enfrentamiento en La Ramona y El Perú. Fallecieron dos sujetos, aún sin identificar.
  • 31 de mayo: detenido Gollito Camacho, encargado de una de las estaciones de servicio de El Callao y su esposa. Ambos fueron privados de libertad.
  • 3 de junio: protesta a las afueras de la alcaldía, tras más de 10 días paralizados los molinos de El Perú. Dicha medida afecta al menos al 70 % del comercio de la población, según señalaron mineros.
  • 6 de junio: fueron detenidos Rubén Darío Medina Patiño, Ruben Avelio Medina Patiño, Rosalba Eugenia Valdez Basanta y María Elena Rodríguez de Rojas, quienes organizaron las protestas para exigir la reactivación de los molinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Mariposa: símbolo de destrucción, entre rituales religiosos y falta de mantenimiento

Monsanto

Envíos Monsanto y Farmatodo se unen para llevar las encomiendas por todo el país