Empresa mexicana aseguró ser "intachable" al suministrar cajas Clap a Maduro

La empresa mexicana El Sardinero, proveedor del Comité Local de Abastecimiento y Producción (Clap), sostiene que su trayectoria comercial es “intachable” y que sus operaciones con el régimen de Maduro fueron realizadas bajo el "estricto apego a las leyes".

En tal sentido, El Nuevo Herald señaló que la compañía está entre un puñado de proveedores mexicanos del Clap que está bajo observación de las autoridades estadounidenses.

Asimismo, EEUU hace meses sentenció al programa de alimentos como un esquema de corrupción que permitió a Maduro y a sus socios acumular millones de dólares a expensas del hambre de los venezolanos.

Entre tanto, en una carta dirigida a El Nuevo Herald, se distanció del esquema de corrupción atribuido a Maduro, señalando que solo adquirió y empaquetó los productos del programa en una operación que calificó como totalmente lícita.

“El Sardinero no fue fabricante de los productos y no estuvo a cargo de la transportación de las despensas, únicamente actuó como el encargado de comprar y armar las denominadas cajas Clap, las cuales incluían productos de los fabricantes más prestigiados de nuestro país”, dijo la compañía en la carta.

La compañía mexicana envió la carta en reacción a un artículo publicado previamente este mes por El Nuevo Herald señalando que El Sardinero había obtenido un jugoso contrato gubernamental en México pese a su vinculación a las cajas CLAP.

El artículo resaltaba entre otras cosas informes de prensa publicados en México señalando que la compañía había sido castigada en el 2014 por autoridades de su país por “falsificar la dirección de la empresa en una licitación pública”.

Pero la carta de la compañía negó que haya sido sancionada en algún momento.

“El Sardinero es una empresa con más de 18 años de experiencia y con una trayectoria comercial intachable y jamás ha sido sancionada por autoridad alguna”, declaró.

 

El juicio de Felipe Vázquez por pederastia en EEUU será hoy 25 de septiembre

Los TransDráculas fracasaron: solo 15% de las unidades que compró Lacava están operativas