Empresarios apuestan en la Bolsa de Caracas con la esperanza de una transición al estilo chino

Empresarios apuestan en la Bolsa de Caracas con la esperanza de una transición al estilo chino

11 años se tuvo que esperar en la Bolsa de Caracas para ver una operación de gran magnitud. El pasado viernes, Alberto Vollmer, presidente de Ron Santa Teresa vendió un millón de acciones regresando así al mercado de valores.

vVollmer pertenece a un grupo de empresarios que ha decidido invertir en Venezuela, recordando la apertura de la Bolsa de Shangai hace 30 años cuando el gobierno chino emprendió una transición económica.

Horacio Velutini, cabeza del Fondo de Valores Inmobiliarios, también seguirá esta estrategia, convencido que hay una liberación de la economía local que difícilmente podrá revertirse, recalcó Reuters.

Ambos pertenecen a un grupo de 39 empresarios, banqueros e inversionistas que se definen como “optimistas anónimos”, cuya visión financiera difiere a la que tienen los políticos venezolanos.

Todos están motivados por las señales de apertura que ha dado el régimen de Maduro que permitió el uso de divisas en las transacciones comerciales.

En esta nueva etapa, Santa Teresa, una de las marcas de ron más conocidas de Venezuela y que exporta en alianza con Bacardi Ltd. desde hace tres años, prevé vender hasta 6 millones de acciones para recaudar unos 3 millones de dólares, con los que ampliará sus bodegas y número de barricas.

“Cada vez que nos sentamos con las autoridades o nos sentamos con otros empresarios decimos que esto hay que hacerlo y que parte de la recuperación de la economía va a pasar por esto”, dijo Vollmer a Reuters antes de un evento donde recordó a la China de los 80, que se reformó y permitió a muchas compañías salir de la quiebra al buscar capital en el mercado bursátil.

La jugada sorprende tras seis años de recesión y tres de hiperinflación de un país con un gobierno que alejó a la mayoría de las multinacionales y llevó a grandes y medianas industrias a operar en mínimos, al tiempo que crece la pobreza y la desigualdad.

“Sí creo que Venezuela está entrando en un ciclo de apertura económica liberal”, dijo Velutini, que junto a Vollmer impulsa una cámara de emisores de acciones creada en diciembre. Esos cambios, agregó, están llegando de forma desordenada, como sucedió en China y en Rusia con la perestroika, pero lo hicieron para quedarse.

“Tenemos 15 años de una economía controlada y resulta que liberaron un poco las amarras y todavía no nos hemos acostumbrado a eso, no nos creemos lo que pasa”, apuntó.

Las ofertas de acciones, aunque son aún mínimas en comparación con las que se hacen en otros mercados internacionales, podrían servir como salvavidas para las empresas que se quedaron sin financiamiento bancario.

La banca local -agobiada por las regulaciones y la voraz inflación- es incapaz de dar préstamos a las empresas desde hace dos años y, por eso, los “optimistas” creen que el mercado de valores será una alternativa para encontrar fondos con los que expandir sus negocios.

La bolsa de Caracas fue abandonada en gran medida después de que el fallecido presidente Hugo Chávez nacionalizara en 2007 las dos compañías más grandes que cotizaban en ella. Aunque el intercambio permaneció abierto, su movimiento ha sido pobre y los empresarios consideran que podría crecer si logran persuadir a los reguladores para que permitan vender acciones en dólares.

la ciudad rota

Aguasanta Rojas estuvo a cargo del estreno mundial de "La ciudad rota" en el Trasnocho Cultural

Esta es la propuesta de Orden del Día de la AN para este 28 Ene

Esta es la propuesta de Orden del Día de la AN para este 28 Ene