España pide a la UE sancionar a responsables de la muerte de Acosta Arévalo

Importante - Almagro exigió justicia para el caso de Acosta Arevalo
Foto: Archivo

El ministro español de Exteriores, Josep Borrell, instó este lunes a la Unión Europea (UE) imponer sanciones contra los responsables de la muerte del capitán de fragata, Rafael Acosta Arévalo, asesinado dentro de las instalaciones de la Dgcim.

"Han ocurrido muertes trágicas de personas detenidas bajo el control de la policía política venezolana, el embajador de Venezuela en España ha sido llamado para que diera explicaciones, y hemos planteado la necesidad de establecer sanciones contra las personas responsables de dichos actos", indicó Borrell en una rueda de prensa durante una reunión de ministros de Exteriores de la UE.

Borrell defendió las medidas restrictivas "para las personas que se han visto involucradas en lo que podemos llamar torturas seguidas de muerte de una persona".

"Si están identificadas, hay que establecer sanciones contra ellas", recalcó.

El capitán Acosta Arévalo fue detenido el pasado 21 de junio por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar, sin que se indicaran los motivos.

El militar fue torturado hasta la muerte y la última vez que se le vio con vida, cuando fue presentado ante el tribunal, no podía mantenerse en pie o hablar.

Sanciones no pueden perturbar el proceso de mediación

En paralelo, Borrell dejó claro que "las sanciones no pueden ser un instrumento que perturbe la esperanza que ha levantado el proceso de Oslo, y la primera prioridad es que este proceso continúe", en referencia a la mediación que se lleva a cabo entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición venezolana, reseñó la agencia de noticias internacional, EFE.

"España ha insistido en que es absolutamente prioritario conseguir que las negociaciones auspiciadas por Noruega fructifiquen", dado que es "el único elemento" para lograr que las dos partes negocien.

Borrell consideró que es "la mejor opción que tenemos sobre la mesa", y afirmó que "aunque no haya sido patrocinado por la UE, hemos sin duda facilitado este proceso".

"Al mismo tiempo, han ocurrido acontecimientos dramáticos, individuales, provocados por individuos concretos, que tienen que ser objeto de una respuesta sancionadora por parte de la comunidad internacional", recalcó.