¿Hombres víctimas de violencia doméstica? - "Mi esposa abusó de mí durante 10 años"

La violencia doméstica en contra de los hombres es un tema tabú en muchas sociedades y sus víctimas con frecuencia tienen que buscar la manera de salir adelante por si solos

Increíble testimonio de un hombre víctima de violencia doméstica
Foto: cortesía.

Según estadísticas de la Organización para las Naciones Unidas (ONU) un tercio de todas las mujeres y niñas experimentan violencia física o sexual en algún momento a lo largo de sus vidas.

Los hombres, aunque mucho menos común, y menos comentado, también reciben ataques por violencia física o sexual.

La violencia doméstica en contra de los hombres es un tema tabú en muchas sociedades y sus víctimas con frecuencia tienen que buscar la manera de salir adelante por si solos.

Un hombre se atrevió a contar su historia

Un joven de Ucrania, bajo condición de anonimato, compartió su historia: "Yo no sé si mis amigos sospechan algo". Inició su relato el hombre y víctima. "Todo parecía maravilloso desde afuera: sonrisas, amigos, mucho dinero, alegría y confianza. Viajamos juntos por medio mundo".

Apenas recién me di cuenta de que mi exesposa estuvo violándome durante 10 años.

Ira, fue mi primera mujer. Nos conocimos cuando teníamos veinti pocos años. Ella dio el primer paso y me invitó a salir

Mis padres me habían dicho que yo tenía que mudarme inmediatamente después de que empezara a salir con alguien. En otras palabras, comenzar una relación significaba renunciar a la familia y eso me daba miedo. Por ello, yo solamente podía permitirme tener una relación cuando hubiera ahorrado suficiente dinero como para vivir de forma independiente.

Bajo autoestima

Para colmo, mi madre se avergonzaba de mí y de mi apariencia. Yo tenía una autoestima muy baja.

Mis primeros intentos en tener relaciones sexuales fueron con Ira y, en aquella época, yo los quería.

Sin embargo, no eran tan normales: era doloroso y agresivo. Nuestro primer encuentro sexual duró unas cinco horas y cuando terminó yo tenía dolores por todos partes.

Ella tenía la manía de que siempre hubiera esperma al final. Yo era frotado hasta conseguirlo. En promedio, duraba entre una y dos horas.

Se supone que el sexo debe ser algo que disfrutas, pero para mí nunca fue placentero. Yo no tenía experiencias previas y creí que era de esa manera así que solía acceder a sus demandas.

Pese a todo, pronto dije "No". Pero eso no la detuvo. Fue entonces cuando se convirtió en una violación.

"Intenté dejarla pero me rendí"

Regresé a la casa de mis padres y no tenía intención de seguir en contacto con Ira, mucho menos de vivir con ella. Pero mis intentos por liberarme naufragaron durante años.

Peleábamos, yo apagaba mi teléfono y la bloqueaba en todas partes. Me escondía pero ella me encontraba. Me llamaba y de prometía que todo iba a estar bien.

Y yo regresaba a su lado cada vez. Tenía tanto miedo de estar solo.

Ira me celaba de todos: de mis amigos, de mi familia. Dondequiera que iba, siempre tenía que llamarla. ¿Por qué iba a esas conferencias?, ¿por qué me reunía con mis amigos? Tenía que estar con ella, a su alcance.

Alquilamos un apartamento grande con dos cuartos de baño. Yo tenía prohibido usar el baño principal, tenía que usar el de las visitas. Ella decidió que teníamos que dormir en habitaciones separadas y la mía no tenía cerrojo. Yo nunca podía estar solo.

Yo me sentía indefenso y hacía todo lo que ella exigía solamente para evitar su ira, el estallido que poco después ocurría.

"Cómo encontré ayuda y una salida"

Yo había estado en cama con bronquitis y una fiebre de 39-40 grados Celsius, durante unas dos semanas. Nadie se había interesado en cómo estaba durante todo ese tiempo.

Entonces, me di cuenta que nadie habría notado si me hubiera muerto allí mismo. Fue un momento revelador: horror, repulsión y una increíble autoconmiseración. Quería contarle a alguien pero no sabía a quién ni cómo.

Estando en casa de mis padres, a solas, estaba navegando por internet y entré en un chat que se abrió en una ventana de un anuncio. Todo allí era anónimo, como si no existieras.

Fue la primera vez que dije algo sobre lo que me estaba ocurriendo. Aún no lo reconocía como abuso, pero a partir de ese momento comencé a decir "No", con más y más frecuencia.

Para mí era importante decir "No", en lugar de quedarme callado.

Al final, encontré un terapista de familia que me dio apoyo. Ira y yo tuvimos oportunidad de hablar durante las sesiones y ella tenía prohibido interrumpirme. Esa fue la primera vez que hablé sobre el abuso.

Ella estaba tan furiosa, me gritó y dijo que no era cierto.

Sin embargo, poco después de eso ella sugirió que nos divorciáramos. No creo que fuera lo que ella quería, pienso que era un intento de silenciarme. Yo sabía que no tendría otra oportunidad y acepté la propuesta.

Delcy Rodríguez anunció la detección de 45 nuevos casos de COVID-19

¡ALERTA! - Delcy Rodríguez anunció la detección de 45 nuevos casos de COVID-19

Fabiana Rosales: "¡Basta de que el futuro de Venezuela muera por inacción e incapacidad!"

Fabiana Rosales: "¡Basta de que el futuro de Venezuela muera por inacción e incapacidad!"