La ganadería es otra guillotina: a punta de machetes los despojan de las reses

La creciente persecución que sufre el sector agropecuario en Venezuela ha convertido al mercado de la producción de carne en una especie de guillotina. Las bandas delictivas llegan armados con cuchillos y machetes a las fincas y matan a las reses para robar los mejores corte de carne.

“No solo se llevan la mejor carne de la res, sino que hasta les sacan los ojos para venderlos en los mercados municipales para hacer bebidas que aumentan la virilidad de los hombres”, cuenta el ganadero y profesor universitario jubilado, Ciro Dávila Calderón, con un tono resignado y alzando los hombros en un artículo del portal Armando Info.

En su finca han descuartizado más reses que en todas las demás haciendas de Jají, un lugar de clima templado en el estado Mérida, en los Andes venezolanos.

En la región abundan pastizales que se caracterizan por tener hojas de color verde claro, largas y angostas, muy ricas en proteínas e idóneas para la alimentación de los animales. En el último año y medio, a Dávila le han robado y matado 33 animales, entre vacas, toros y unos caballos que le había regalado a sus hijos.

A ese difícil panorama se han sumado las invasiones, los robos y el descuartizamiento de animales. Nada más en Jají, en el último año, en unos quince predios agremiados, han descuartizado 50 reses. Si se suman al resto de las 150 unidades de producción de la zona, que comprende tres municipios, el número asciende a 100, señaló el artículo.

Para leer el artículo completo ingresa a Armando Info.

Pueblo Nuevo conocerá esta noche al campeón del Torneo Clausura 2019

Conoce el por qué nos aparecen las canas en el cabello