Médicos de Carabobo denuncian maltrato en estaciones de servicio (Video y queja)

Foto: Dayrí Blanco

María Fernanda Merchán está molesta. Ya cuenta cuatro colas de más de cinco horas para surtir gasolina en una semana, y no lo ha logrado. Ella va a las estaciones de servicio con su carné y salvoconducto que la acredita como doctora activa en Carabobo, y lo único que recibe de los uniformados de la Guardia Nacional son malos tratos.

Ya tenía cinco horas haciendo cola y le preocupaba la actitud de los funcionarios. "Mañana tengo guardia de 24 horas y no se cómo haré. Esta es mi cuarta vez que salgo a intentar a echar gasolina y muy mal trato me dieron los militares, que solo me dicen que no podré surtir y listo".

Es una situación que ella, quien es pediatra en la Maternidad del Sur, califica como injusta. "Por qué si nosotros los estamos activos en los hospitales nos tenemos que calar una cola por horas si servimos al pueblo, estamos dando la cara en los hospitales, y no solo yo he pasado por esto, muchos de mis compañeros también, y me parece muy injusto el maltrato que nos están dando. Me siento impotente, frustrada, ultrajada, no puede ser que le pida información a un militar me trate mal y me diga que no voy a echar gasolina y punto".

Soredis Paruta es la encargada de la farmacia de la Ciudad Hospitalaria dr. Enrique Tejera (CHET) de Valencia. Si ella no va a trabajar los pacientes se quedan sin medicinas porque no hay más personal. "Tengo dos horas aquí y debo trabajar a la 1 pm", expresó en una cola por gasolina.

Ella tenía su carro estacionado en su casa por falta de combustible, pero tuvo que salir a intentar surtirlo porque la unidad con la que hacen transporte al personal del hospital se quedó sin gasoil.

Es un drama que está cargado de incertidumbre. A diario circula por redes sociales una lista diferente de estaciones de servicio habilitadas para sectores priorizados, pero la realidad es que se hace casi imposible abastecer los vehículos.

Además de la denuncia de los médicos, hay funcionarios de cuerpos de seguridad que han alertado que no les permiten surtir ni sus motos particulares, porque únicamente es una beneficio reservado para unidades rotuladas "pero sino tenemos gasolina en nuestros vehículos particulares, no podemos llegar a nuestros puestos de trabajo".

También se han reportado denuncias de particulares en las kilométricas colas donde se ofrece el litro de combustible en un dólar. Algunos por la desesperación acceden, otros simplemente hasta duermen en las calles esperando su turno para surtir de combustible sus vehículos.

Hay otras consecuencias relacionadas con el abastecimiento en comercios pequeños y medianos en los que los anaqueles se muestran vacíos, porque sus propietarios no tienen forma de movilizarse para comprar la mercancía necesaria.

Murió tapiado joven de 17 años cuando construía un aljibe para sustraer agua en Ciudad Bolívar 

Escasez de gasolina colapsó la producción de hortalizas en el Páramo merideño (Video preocupante)