Obligan a docentes a dar clases en medio de olores fétidos por bote de aguas negras en Vargas2 min read

0

En riesgo está la salud de más de 400 niños y del personal docente de la Unidad Educativa Estatal Hugo Domínguez Sánchez, debido a que está sumida en un río de aguas negras. El plantel, ubicado en las adyacencias del Bloque 6 de 10 de Marzo, en la parroquia Carlos Soublette, se ha convertido en un foco de contaminación para la población escolar e incluso para los vecinos.

Así lo declaró el vecino Edinson Vivo, residente del Bloque 6, quien señaló que su bisnieto estudia en ese plantel. “El problema de las aguas negras, que vienen detrás de los bloques morochos, tiene meses. Incluso cada vez que llueve se inunda la escuela y los niños no pueden estudiar así”.

“Los niños no pueden estudiar en un foco de virus. La Zona Educativa estadal está obligando a los maestros a dar clases así. Ni el personal docente, administrativo ni obrero puede estar en ese lugar con ese foco de infección”, alertó. Resaltó que incluso a la comunidad le afecta el bote de aguas negras.

Mientras que la profesora del plantel, Anayelin Rodríguez: “Considero que hay que meterle pecho, alma y corazón a la escuela porque es una bonita institución y nuestros niños merecen lo mejor”.

Sostuvo que se habla de una educación de calidad y hay que venir con el plan Una Gota de Amor, “creo que este es el momento. No con la gota, es un manantial y hacer valer el derecho de los niños y también de nuestros trabajadores porque nosotros los maestros también somos vulnerables. Eso es un riesgo, un foco de infección”.

Lea también  Venezuela supera los 71.000 contagios por COVID-19

La profesora Jenny Regalado, dirigente de Sitravargas, precisó que los salones más afectados son de primero a quinto año, así como parte de la cancha. “Desde el jueves se pretende que los niños y maestros permanezcan dentro de las aulas, condiciones que no están dadas”.

“Los maestros se retiraron y levantaron un acta, porque los niños no pueden estar en las aulas”, indicó.

Lamentó que la directora de la institución, Katiuska López, dijo que solo había dos grados afectados por las aguas negras. Sin embargo, el sindicato pudo constatar que son mucho más. “Ella es cómplice de la violación de los derechos de los niños”.

Contó que el viernes los obligaron a trabajar, pero a partir de esta semana los docentes se han negado a recibir a los alumnos en esas condiciones.

La profesora Yamile Ugueto, miembros de Sitravargas, se mostró sorprendida por la actitud del directivo del plantel. “Hablan de violación a los derechos de los niños porque se suspenden las clases pero vemos que no hay condiciones”.