Otra preocupación en la maleta: venezolanos son víctimas de la xenofobia en Brasil

Salen de sus tierras para buscar un futuro mejor, pero encuentran desprecio y xenofobia. Los venezolanos en Pacaraima se quejan por los insultos y los malos tratos de los locales que les acusan de ser delincuentes.

La violación de una niña brasileña por un supuesto venezolano desató una ola de protestas en la zona fronteriza y prejuicios contra los migrantes.

“Tenemos mucha xenofobia. Si una persona es mala, todos pagan. Hay gente buena y gente mala en todo el mundo. En Venezuela tenemos y en Brasil también. Lo que pasa es que Brasil no tiene ahora una situación como la de Venezuela”, lamentó Róber Solano, un venezolano que llegó a Pacaraima y que desea salir rápidamente del lugar.

La historia de Solano parece una calcomanía que pasa de inmigrante en inmigrante, quienes al cruzar la frontera ven diluir rápidamente ese sueño de una mejor calidad de vida y esfumarse sus esperanzas al tener que afrontar el rechazo de la población, reseñó EFE.

“Queremos salir de Pacaraima porque la situación aquí es difícil. Tenemos mucho peligro en la calle. No quiero quedarme aquí porque pasa que la Policía puede agredirnos. Yo quiero salir rápido de aquí”, relató aSolano, un joven de 25 años que a pesar del desespero en la frontera quiere adentrarse en territorio brasileño.

Como muchos de sus compatriotas que huyen del hambre, la falta de trabajo y la escasez de alimentos, Solano pretende continuar su cruzada y desplazarse hasta Boa Vista, capital del estado de Roraima y desde donde son trasladados muchos venezolanos para otros centros urbanos de Brasil, como Sao Paulo, Río de Janeiro o Recife.

Solo en Pacaraima, el flujo diario de ciudadanos en el mes de enero fue de 432 entradas y 122 salidas al día, según un informe divulgado esta semana por la Operación Acogida, que coordina la “interiorización” de los venezolanos.

Para Fabio Macedo, de 34 años y que desde niño reside en Pacaraima, no todos los venezolanos llegan a Brasil para “hurtar y robar”, pero el aumento de casos de violencia, como lesiones personales y acuchillamientos, coincidió con la disparada del flujo migratorio.

“Uno no puede dejar la puerta abierta ni caminar en la calle porque está siendo todo el tiempo amenazado. No estamos contra la llegada de los venezolanos, sabemos que hay gente que lo necesita, y, si vienen pacíficamente, serán recibidos de puertas abiertas, pero si lo hacen con violencia, violencia tendrán”, advirtió.

¡INSÓLITO! Trabajador de Pdvsa fue privado de libertad por criticar a Maduro

¡Qué riñones! PDVSA incrementa envíos de gasolina a Cuba por escasez

Comerciantes pagan hasta 60 dólares en camión cisterna por falta de agua en Puerto Ordaz