Los perros en Venezuela ladran más de lo normal por su alimento

Muchos dueños de mascotas se lamentan hoy en día por no satisfacer a sus animales. El poder adquisitivo de algunos venezolanos no le alcanzan para alimentar a su familia, pagar los servicios y, además, comprar el alimento del perro.

Un saco de comida para perros puede superan el paquete salarial de muchas personas, ya que varía según la fluctuación del dólar, el cual rige la cotización de precios en el país e incide en el precio de todos los productos que se venden al consumidor.

Actualmente, entre un mes y otro, el mismo saco de alimento para tu mascota puede aumentar hasta en un 70%. Puedes usar como "plan b" adquirir alimentos de menor precio pero -lógicamente- de menor calidad, lo cual puede causar problemas gastrointestinales al perro, en especial al Pastor Alemán y al Schnauzer.

Muchos amos acudieron a brebajes que van desde el arroz picado con carne para animales, hasta servirle al animal patas de pollo, conchas de verduras y, en algunos casos, maíz, el cual se usa para alimentar a cerdos.

La diferencia entre darle comida casera a tu mascota y la llamada “perrarina” puede costar más que el salario mínimo mensual que devenga un venezolano promedio. Preparar una olla de alimento es infinitamente menor en cuanto a costos.

A ponerse creativos...

Muchos han recurrido a alimentos como el nepe o ripio de maíz y al “engorde”, ambos empleados para alimentar al ganado, pollos o cerdos. El nepe es un alimento cuyo contenido de fibra, es recomendado por los veterinarios. Sin embargo, recomiendan acompañarlo de proteínas para evitar que el perro caiga en un cuadro de desnutrición.

El veterinario Jesús Arrieta, advirtió que “cada alimento está creado para cada tipo de animal", recomendando estar atentos a ciertos factores, como la edad y el peso del perro, para suministrarle la cantidad suficiente de este alimento, el cual puede suplantar a la comida para perros.

Las frutas son un buen "plan b"

Expertos en nutrición canina aseveran que las frutas son un sano complemento para la alimentación de las mascotas. En pequeñas cantidades, los perros pueden ingerir frutas como  manzana, cambur, melón, pera, melocotón, fresa, piña, mango patilla, naranja y lechosa (sin  semillas). Hay que recordar que hay alimentos prohibidos para ellos, como las uvas, pasas, cebolla, chocolate, lácteos, ajo, aguacate, alcohol, cafeína y huesos.

Rescatados 20 venezolanos tras pasar 8 días remando a Trinidad y Tobago

Rodríguez

Jorge Rodríguez, la voz de la maldad y los delirios de persecución del régimen