¡Pobres bolivianos! Evo abre las puertas de par en par a China, Rusia e Irán2 min read

Foto: referencial.

Bolivia –otro país riquísimo en recursos- pareciera ser el nuevo foco de atención de Irán, China y Rusia. Lo es desde hace tiempo, pero ahora se intensifica por necesidades políticas. Es la nueva perla a (terminar de) conquistar. En las últimas semanas quedó de manifiesto la alianza que Evo Morales les propone y la alfombra roja de facilidades que les tiende a su paso. Imperialismo… pero de amigos.

Morales se encamina a una nueva reelección pese a que la Constitución Política del Estado se lo prohíbe y a que el pueblo boliviano fue concluyente en un referéndum al que el propio interesado había convocado el 21 de febrero de 2016.

Putin ha depositado sus ojos en el altiplano. Rubricó sonriente y junto a Evo convenios que facilitan la provisión de energía para Rusia. Litio y uranio figuran entre lo más requerido. Pero más: la construcción de un mega proyecto nuclear sin precedentes. Será alzado en la ciudad de El Alto, cercana a La Paz y a unos 4 mil metros sobre el nivel del mar. «Saludo y agradezco esta instalación», le dijo Morales a su par ruso de visita a Moscú hace apenas días.

Lea también  ¡Tiemblan los Yankees! El slugger Giancarlo Stanton será baja por un mes

En territorio dominado por el MAS, China también se siente cómoda. Sus tentáculos van más allá de los generosos préstamos. Lo hace sobre una economía que se muestra sólida pero que evidencia desgaste en los últimos semestres. A cambio, Beijing consigue que las empresas que llegan desde aquellas lejanas tierras consigan beneficios únicos.

En relación a Irán, desde hace tiempo cumple con el reglamento del manual del populista latinoamericano. Utiliza un discurso usual para conseguir un lugar más destacado en sus vínculos. El 20 de mayo decidió involucrarse en una discusión que ni siquiera lo roza. Tanto debe cumplir. «Condenamos las amenazas de guerra y destrucción de los Estados Unidos a Irán y su intención de desplegar tropas en Oriente Medio. El imperialismo siempre busca hacer funcionar la industria de la guerra«, se horrorizó el jefe boliviano. Irónica reflexión sobre imperios: Evo debería estar al corriente que uno de los objetivos de la Revolución de 1979 -la cual abraza- es la exportación de su ideología a todo el planeta, según publicación de Infobae.