¡Preocupados! Pacientes renales de Vargas temen lo peor tras renuncia masiva de enfermeras

Foto: Amy Torres

La desconexión de pacientes de la máquina de diálisis ahora toma más tiempo, y así otros procedimientos en la Unidad de Hemodiálisis del Seguro Social de La Guaira. Pero eso no es lo más grave.

El temor surge porque la vida de los pacientes está en riesgo, tras la renuncia masiva de enfermeras. De 14 que había en junio, ahora no llegan a cinco.

La declaración la ofreció Dimas Marcano, paciente de la unidad, quien está preocupado “por la renuncia continua de personal médico como de enfermería en el hospital. Cada día estamos más carentes de enfermeras. Se ha ido más del 50% del personal y de las que siguen están de vacaciones o reposo, y es probable que no vuelvan”.

“El temor de quedarnos sin ellas es porque se ocupan de la vida y del cuidado de nosotros. Su trabajo es arduo y no son bien remuneradas, y ese es el motivo principal de las renuncias”.

Explicó que la situación es tan grave que la semana pasada debieron –los propios pacientes- buscar en Caracas a una profesional de enfermería que estaba realizando un curso, a fin de que pudieran recibir la diálisis.

Marcano aseguró que les ha tocado estar en la unidad con una sola enfermera para todos los pacientes. “Eso es bastante riesgoso porque si se presentan dos emergencias simultáneas, que es muy factible, es probable que haya un deceso o un desenlace no deseado. Esto a parte de las emergencias que se puedan presentar y que requieren más personal para tener mejor calidad de diálisis y mejor calidad de vida para nosotros”.

Con más de 9 años dializándose, Marcano precisó que –según las reglas- en la unidad debe haber una enfermera por cada dos pacientes. “Pero en este momento en la sala somos 9 o 10 pacientes, y tenemos una y cuando mucho dos”.

Asimismo, recordó que desde la protesta que protagonizaron el pasado 18 de septiembre para exigir agua y demás mejoras han notado mayor disposición de parte de la directiva del hospital José María Vargas, el único tipo III del Litoral Central.

Contó que incluso los ha visitado en dos oportunidades la jefa de Hemodiálisis a nivel nacional, que se comprometió personalmente a ofrecer consultas y así lo hizo. “La directora se ha preocupado bastante por nosotros. Pero le hacemos un llamado: necesitamos personal que nos asista”.

De igual forma, indicó que este miércoles les tomaron muestras para hacerle la serología a todos los pacientes, así como la hematología. “La semana que viene nos darán los resultados”.

También les prometieron los insumos para la colocación de la fístula artero venosa. “Pero como hay una escasez de cirujanos cardiovasculares en el país y en Vargas, nos llevaron al Hospital Vargas de Caracas, donde hay dos o tres únicos cirujanos cardiovasculares”.

“Con esta fístula nos cambiará el estilo de vida, puesto que nos retirarían el catéter, que es una toma de vía central, que puede generar infecciones y deterioro en el paciente”.

En entrevista para Caraota Digital el pasado 4 de junio el único nefrólogo del servicio, el doctor Gustavo Jiménez, declaraba que “para que una Unidad de Diálisis funcione adecuadamente amerita mínimo cuatro nefrólogos y seis residentes”. Sin embargo, solo está trabajando él.

Igualmente, dijo que de las 27 máquinas de diálisis había para ese momento 18 operativas. No obstante, Marcano recalcó que la operatividad ronda el 50%.

“En mi sala, que es la B, hay diez máquinas operativas incluyendo la positivo de 15 en total; y la A tiene cinco operativas de 12. Es decir, que hay 15 funcionando”.

La dura confesión de Elton John: “La cocaína me hizo un monstruo”

11 elefantes salvajes murieron al caer por una cascada en Tailandia