Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

"Quiero que mi familia en Colombia sepa de mi”: historias de la Casa Hogar Carpintero de la Montaña

Son 15 niños y 15 pacientes psiquiátricos los que consiguieron una familia en la Casa Hogar El Carpintero de la Montaña, pero todo lo comenzó el padre Franco Lanzas tratando de ayudar a los ancianos abandonados y ya suma cien bajo su cuido. Cada uno tiene su historia y sus necesidades, algunas satisfechas, sin embargo los amores de familia siguen recordándose según cuentan varios de ellos.

Irene González, por ejemplo es la directora de la casa hogar, ella vigila que todo marche muy bien y se levanta a la jornada a las 5:30 de la mañana, “reviso que todos los trabajadores hagan su trabajo, que los niños vayan a la escuela y que las cosas marchen”.

Relata que conoció al padre Franco Lanzas, el fundador de la Casa Hogar, cuando él era seminarista en Caracas y al ser trasladado al Táchira le pidió que se mudara a esta región porque él tenía la idea de un ancianato para los más desposeídos, “yo me vine con mi esposo y nunca me imaginé que en tres años mi esposo iba a morir. Me quedé muy sola y triste, pero en dos meses llegó mi niña. Ella es mi amor y mi ilusión”.

González hace referencia a la niña Jhoana, a quien su mamá dejó en El Carpintero de Montaña, fue la primera infante fue recibida en el lugar, hoy hay 15 niños que sufrían abandono o pobreza extrema y el padre Lanzas los cobijó. “Aquí he conseguido mucho, Jhoana es mi vida, me despertó la ilusión nuevamente y fue la nieta que conseguí cuando me sentía sola. Pero aquí también tengo a mis cien viejitos, que son como mis hijos cada uno de ellos”.

 

Desde Colombia llegan ancianos

 

Ardila Mujica, es colombiano, vive en El Carpintero de la Montaña luego de ser encontrado en una de las calles de la fronteriza ciudad de San Antonio del Táchira, dice estar muy bien, pero el recuerdo de su familia no lo aparta de su mente y cuando vio la presencia de Caraota Digital pidió que le publicaran su mensaje porque quiere volver a saber de ellos.

“Aquí estoy muy bien me dan vestida, comida y dormida, pero quiero que mi familia, mi hermano Mario Ardila sepa que estoy bien y estoy aquí. Él vive en una finca que está en la frontera, su casa queda frente a una virgen si alguien sabe de él, díganle que estoy aquí”.

 

Pili Urbina un mensaje traducido

 

Pili Urbina tiene una gran historia, hasta se casó en la Casa Hogar Carpintero de la Montaña donde conoció un anciano que murió y la dejó viuda. Como es sorda muda, envió un mensaje que el padre Franco Lanzas traducía con su voz.

“Yo aquí en El Carpintero de la Montaña soy feliz, le doy las gracias a Dios y a todos ustedes”. Y se despidió lanzando un beso.
[17:31, 25/9/2019] Janet Yucra: ya vi amor, quien es el abuelo?

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados