Régimen calificó de "terrorismo económico" las sanciones a hijastros de Maduro

Arreaza afirmó que Colombia participó en incursión hacia Venezuelal
Jorge Arreaza / Archivo

El régimen calificó de "terrorismo económico" las sanciones financieras que anunció el Gobierno de EEUU a tres hijastros del presidente Nicolás Maduro y al empresario colombiano Alex Saab.

Tal manifestación de rechazo la emitió por medio de un comunicado oficial que colgó este jueves en su cuenta de Twitter Jorge Arreaza, quien funge como canciller del régimen.

Denunciaron "reiterada agresión" de la Administración de Donald Trump mediante la aplicación de "medidas coercitivas unilaterales ilegales"..

De esta forma respondieron a las sanciones individuales que el Departamento del Tesoro estadounidense fijó este jueves contra Walter, Yosser y Yoswal Flores, conocidos como "Los Chamos" e hijos de Cilia Flores, esposa de Maduro; así como al empresario colombiano Alex Saab y su entorno.

Para la Cancillería venezolana, estas medidas "se suman a la perversa campaña de calumnias" en contra de la familia de Nicolás Maduro.

El Departamento del Tesoro ya ha impuesto estas mismas sanciones contra Maduro y su esposa Cilia Flores y, más recientemente, en junio se incluyó a su hijo Nicolás Maduro Guerra.

Sostiene el comunicado que las sanciones tienen el "fin criminal" de "privar al pueblo venezolano de su derecho a la alimentación".

Se afirma que "la Administración Trump ha bloqueado transacciones bancarias, compras de alimentos y medicamentos", buscando "desconocer la voluntad soberana del pueblo venezolano y forzar un cambio de gobierno por vías no constitucionales".

En el comunicado se apunta que el gobierno "no cederá hoy, mañana, ni nunca" y que, al contrario, enfrentará los "chantajes de poderes imperialistas soberbios".

Las sanciones del Departamento del Tesoro afectan en total a diez individuos y trece compañías ubicadas en diferentes partes del mundo, como EEUU, Hong Kong, Emiratos Árabes Unidos, Turquía, México, Panamá y Colombia, reseñó EFE.

Como consecuencia de las sanciones, los amonestados verán congelados todos los bienes que puedan tener en EEUU y se les prohibirá hacer transacciones financieras con cualquier ciudadano estadounidense; lo que en la práctica les dificultará el acceso al sistema financiero internacional, basado en el dólar.