Reino Unido cataloga a Hezbollah como organización terrorista

Cortesía

El Reino Unido declaró la inclusión de la organización de Hezbollah como grupo terrorista. Fue confirmado por el Departamento del Tesoro a través de un comunicado.

«El Tesoro de Su Majestad ha designado a toda la organización Hezbollah bajo la Ley de Congelación de Activos Terroristas de 2010» detalla el comunicado.

«Esta congelación de activos se alinea con la decisión tomada el año pasado por el Canciller del Tesoro (cuando era Secretario del Interior) para proscribir a toda la organización”, informó el gobierno británico.

Londres ya había proscrito la unidad de seguridad externa de Hezbollah y su ala militar en 2001 y 2008 respectivamente, pero solo estas estaban sujetas a la congelación de activos bajo las normas del gobierno británico.

Hezbollah es un grupo fuertemente armado designado como organización terrorista por Estados Unidos, entre otros países.

Fue establecido en 1982 por la Guardia Revolucionaria de Irán y es una parte importante de una alianza regional dirigida por Teherán conocida como «el eje de la resistencia».

La UE vs. Hezbollah

La Unión Europea solo designó al ala militar de Hezbollah como una organización terrorista en 2013.

Hezbollah es investigado en otros ámbitos, incluido el delito cibernético, donde sus piratas informáticos están utilizando técnicas de catfishing para penetrar las redes sociales e infiltrarse en dispositivos móviles en todo el mundo para desestabilizar a EEUU, Europa, América Latina y África extrayendo información confidencial.

EEUU y algunos de sus aliados, incluidos Canadá y los Países Bajos, no distinguen entre las alas militares o políticas de Hezbollah. Los propios líderes de Hezbollah reconocen que las distinciones son inútiles.

El grupo está organizado jerárquicamente y cada ala especializada de la organización, incluidos los departamentos dedicados a cuestiones de servicios sociales o ataques terroristas en el exterior responden al mismo liderazgo político.

Influencia en Latinoamérica

En los últimos años de expansión de gobiernos populistas en América Latina, el grupo terrorista libanés Hezbollah ha logrado aceitar sus nexos en diferentes ámbitos, tanto «empresariales» como políticos.

Pero también sus vinculaciones con la narcoguerrilla regional son, sin dudas, una de las principales fuentes de financiamiento, además del padrinazgo político y económico del régimen iraní, entre otros.

Para conseguir esa ayuda económica, la banda terrorista debió recurrir a personalidades que operan en las sombras, bajo un manto supuestamente «cristalino» en su vida pública.

Esa «red de contención latinoamericana» es lo que le permite conseguir dinero sucio para solventar sus atentados y su actividad militar en Medio Oriente.

Venezuela, Ecuador, Bolivia, la Argentina, Nicaragua y Cuba son los países que, de una forma u otra, le abrieron las puertas a Irán y sus vínculos con la banda armada.

La ciudad de Tokio ya presume de sus anillos olímpicos

Hallaron cadáver en plena entrada del barrio Santa Eduvigis