- -

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Relatos de una migrante: cuando te preguntan cómo es Venezuela

Actualmente me encuentro residenciada en Santiago, Chile. Trabajo para una empresa en la que entre unas de mis funciones está atender a clientes. Siempre me consigo uno que otro que me pregunta sobre la situación de Venezuela y para ellos es inevitable comparar lo que nos sucede con lo que les ocurrió en el año 1973.

Por: Estrella Sierra

En ese año asesinaron al presidente Salvador Allende en el Palacio de La Moneda (para nosotros Miraflores) y tomó el poder el dictador Augusto Pinochet por más de 15 años. Los chilenos se solidarizan y nos dicen para subir el ánimo que “nada dura para siempre”.

Cuando me toca turno en recepción, hay clientes que me preguntan ¿Cómo es Venezuela? Y en ese momento siento que viajo al pasado en una máquina del tiempo al país que recuerdo con alegría, a la poca democracia que pude disfrutar, a los paisajes, a los fines de semanas con mis amigos y definitivamente al clima, eso es lo que más extraño.

Fueron 27 años de mi vida en Venezuela, cómo no querer soñar con regresar e imaginar que seré parte de la reconstrucción de mi país. Entre mis opiniones para esas personas que se interesan por conocer a mi amada tierra les digo: el clima es sabroso, de repente puede llover y a su vez salir el sol, lo que te hace disfrutar de los bellos colores del arcoíris. También hay nubes que tapan el sol a mediodía y hay pájaros que cantan “Cristo fué”, es como Dios hablando a través de ellos diciendo que todo estará bien.

Venezuela es comerse una arepa “calientita” en el desayuno o una empanada acompañada de una malta bien fría, es almorzar un pabellón criollo o una cachapa con queso de mano, es juntarte en la tarde con cualquiera de tus amistades para comerte un helado o un café para “ponerte al día” si es que tienen tiempo sin verse.

Mi país es de gente que así como en todos lados o por lo menos Chile, espera un feriado para irse a la playa.

Eso sí, se tiene que ir equipado con todo lo que se va a tomar y comer: refrescos, jugo, agua, snacks, pan de sándwich (anteriormente la tradición era rellenarlo con diablitos, jamón molido, pero luego de la grave crisis económica son muy pocos los que pueden darse este "lujo", al igual que con los refrescos).

Otra particularidad de nuestras playas es que siempre hay vendedores que te ofrecen delicias del mar a los que denominan entre otros como "vuelve a la vida", "rompe colchón", "levanta muertos". Respecto a dulce, lo mejor de todo es el helado en una concha de coco.

Venezuela es sacarle un chiste a todo lo malo que nos sucede y luego decir “por eso es que estamos como estamos”, es siempre tener una sonrisa en la cara, es utilizar dichos para todo: si no tienes dinero dices "estoy más pegado que pantalón tubito", si te pasan cosas malas dices "estoy más salado que la aleta de la sirenita", si los hombres ven a una mujer que es atractiva dicen que "está más buena que comer con las manos" o "está como pescado frito" y hacen el sonido característico de la sartén cuando ponen a freír algo.

Levantarse temprano e ir al trabajo son como dos horas de camino (a menos que corras con la suerte de vivir cerca de donde trabajas, son pocos los casos). Lo más chistoso es que en Chile si la distancia es de esos lapsos de tiempo, no vale la pena tomarlo. El pasaje es costoso. Mientras vas en el autobús puedes, incluso, ir todo el camino de pie y maniobrarte con los frenazos del chofer. Casi nunca consigues puesto, o sí, en el motor de la camioneta. Usar transporte público en Venezuela es sinónimo también de gritar a todo gañote “en la parada” y como por lo general el chófer no se detiene donde se le solicita, la gente le grita “me vas a llevar a tu casa”.

Entre mis recuerdos de niña y parte de la juventud, está el ir a los supermercados y ver los anaqueles llenos de comida, hacer una cola normal solo para pagar lo que te ibas a llevar y no como ocurrió después, que te obligaban a llevar otros productos para poder adquirir dos kilos de harina de maíz.

En mi época el efectivo no se compraba, la moneda no se devaluaba a diario, el dólar ni se nombraba. Viajar era conocer otras partes de Venezuela. Si querías ir a un sitio frío te trasladabas a Mérida; si lo que te gustaba era llevar sol y obtener un bronceado perfecto, ibas a Margarita o a las playas de Falcón o Carabobo; si tú anhelo era conocer desierto pues ibas a los médanos de Coro y si querías adentrarte al mundo de la película animada de Tarzán, tu destino era Amazonas. Tenemos paisajes para todos los gustos.

Venezuela tiene distintos sitios para ir a hacer turismo, es como la reconocida canción que lleva su nombre, específicamente en la parte que dice: “Soy desierto, selva, nieve y volcán”, al seguir el tema musical dice que al caminar dejo una estela y es evidente que los chilenos la reconocen porque saben a simple vista que uno es venezolano. Hay algunos que se atreven a gritarte “VENEZUELA” y enseguida se me viene a la mente el concurso del Miss Venezuela, es como si te pusieran la banda que portan las participantes en ese momento. Es chistoso cuando eso pasa.

Octubre es la época del béisbol, allí somos enemigos todos. Yo soy de Valencia, estado Carabobo y por ende debería “según la gente” ser del Magallanes (uno de los equipos) pero afortunadamente soy de los Leones del Caracas (otro equipo) y eso se lo debo a mi papá, que desde pequeña me guió por el camino correcto (quizás algunos de los que lean este artículo dirán lo contrario). Ambos equipos son denominados como los eternos rivales, un partido de ellos es la paralización automática del país. Y bueno equipo que pierda sabe que al día siguiente viene el llamado “chalequeo” (el bullying de estos tiempos). Por supuesto el ganador sale con la camisa y gorra que los representa como fanáticos. La mayoría de los estados en Venezuela tiene su equipo.

Los fines de semana de lluvias es quedarse en cama y dormir hasta que no te queden ojeras. O cuando se es niño, es ponerte lo que sea y bañarte en la lluvia, pisar los charcos, saltar, reír, mirar al cielo y sin darte cuenta agradecer por ese regalo de la naturaleza. Buscar tobos, esperar que se llenen y lanzárselo a esos amigos que jugaban contigo. Luego al regresar a casa tenías que quitarte la ropa, bañarte y abrigarte para no agarrar ningún resfriado.

Los venezolanos somos gente que conoces a una persona hoy, y ya al día siguiente es el padrino del hijo que tengas, ya es pana, ya es tu hermano de alma y hasta lo invitas a las reuniones familiares. Tener un vecino es saber hasta que tiene en su nevera, la confianza es tanta que llegas a su casa y le pides que te de almuerzo porque tienes hambre. En la urbanización en la que vives o vivías, conoces a toda la cuadra, aquí en Chile con suerte conoces a alguno. Solo te lo consigues en el ascensor y hasta allí llega la relación, solo de vista.

La noticia de un embarazo en Venezuela transcurre de dos formas, si es niño se toma cerveza y si es niña vino. Pero de que se celebra se celebra. Pase lo que pase es momento de alegría, la tristeza poco existía en mi tiempo, solo si se moría un familiar. Sin embargo, ahora ese sentimiento es otro, es ver cómo poco a poco vas perdiendo a tu país y tienes las manos atadas, porque nada se puede hacer.

Un venezolano se reconoce porque da los buenos días, buenas tardes y si no lo hace es “chavista” para hacer referencia a que no tiene educación. A un venezolano cuando come mucho le dicen “cuidado con una espina o cómete algo”, si te pide agua y le das poca te responde “cuidado y me ahogo” y si le das muchas te dice “tampoco soy tan lambucio” (palabra coloquial venezolana para indicar que una persona come a deshora y la comida de los demás).

La bendición para el venezolano es vital, si entra, sale o recibe la llamada de algún familiar tiene que pedirle la bendición o sino es una falta de respeto. Así decía mi abuela cuando uno se molestaba con ella y no se la pedía, una vez me comentó que podía arrepentirme de no hacerlo. “Quisiera yo poder pedirle la bendición a alguien, ya a esta edad no tengo a quien”, me expresó uno de esos días que veíamos la televisión, yo en la mecedora y ella acostada en su potrona.

Somos personas conversadoras y como muestra estoy yo, contando como son las cosas en mi recordada Venezuela. Sus sitios, su gente, es revelar el alma y amor que uno le tiene a su tierra. Hasta que te toca regresar a la realidad y hay que decirle a ese cliente, tiene lista su factura. Nos vemos en su próxima compra. Es como cuando explotan un globo y despiertas de golpe.

VALORA ESTE ARTICULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
( 0 votos, promedio: 0,00 de 5 )
Cargando...
- Publicidad-

LO QUE ES TENDENCIA

Vehículo chocó contra módulo de la PNB entre la Fajardo y la Valle Coche dejando un fallecido y dos heridos (video)

Este viernes, pasadas las diez de la noche un vehículo chocó contra la isla central que divide la autopista Francisco Fajardo y el módulo...

Ecuador exige cuarentena de diez días a viajeros que provengan de Brasil

La Agencia EFE indica que el Comité de Operaciones de Emergencia (COE), que atiende la emergencia sanitaria en Ecuador por la pandemia del coronavirus,...

“Tres días en cola y no nos llenan el tanque completo”: el suplicio de los transportistas por gasoil 

El Carabobeño indica que lejos de mitigarse, la crisis generada por la falta de gasoil continúa profundizándose. Prueba de eso es lo que viven...

Príncipe Felipe: cuáles son los planes para su funeral y por qué no habrá capilla ardiente

BBC Mundo indica que reyes, reinas, príncipes y princesas son enterrados en la cripta real de la capilla de San Jorge en el castillo...

Estados Unidos "monitorea" envío de buques iraníes con combustible a Venezuela

El portal La Voz de América indica que mientras Irán hizo tres envíos de gasolina a Venezuela en los últimos meses en desafío a...
- Publicidad-

Artículos Relacionados

Estas son las consecuencias del uso prolongado del tapabocas en tu piel (video + entrevista)

Sin duda alguna el uso de la mascarilla es la forma más simple y segura para evitar la transmisión del COVID-19. Pero también pueden...

¡Billetes de un dólar! El nuevo rebusque de muchos venezolanos (video + entrevistas)

Desde hace varios meses los venezolanos perciben que es más difícil conseguir divisas en efectivo en billetes de baja denominación, razón por la que...

La incertidumbre se apodera de los comerciantes a días de que inicie el año 2021 (video)

Sin duda alguna el año 2020 ha sido profundamente difícil para el mundo, y los comerciantes venezolanos se preparan con mucha incertidumbre para la...

¡Navidad sin tradición! Conoce por qué el pan de jamón estará ausente en los hogares venezolanos (video+precios)

A pesar de la llegada de la temporada navideña, la economía del país no da tregua y los venezolanos viven ingeniando nuevas estrategias para...