Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Sin ilusiones ni dinero: merideños dejan de lado arreglo de sus casas para fin de año

Una de las tradiciones de los merideños para fin de año era pintar y decorar sus hogares para recibir la Navidad o el Año Nuevo, sin embargo, la crisis económica que atraviesa Venezuela y la separación de las familias a causa de la migración han sido motivos para que esta costumbre quede a un lado.

Silvia Vergara aseguró que para la fecha del día de La Chinita cada 18 de noviembre, ya tenía su vivienda pintada y adornada, pero este año no ha hecho nada por varios motivos, uno de estos es que varios de sus familiares se han ido del país y por los altos costos de la pintura y demás insumos.

"Hemos perdido la alegría, mis dos hijos están por fuera, realmente no voy a pintar porque todo era compartido en la Navidad, entonces con quién voy a compartir", lamentó.

Otra de las personas consultadas, quien se identificó como Janet Urribarrí, apuntó que tampoco pintará su hogar debido a la poca motivación que tiene, a su juicio el régimen actual le arrebató todo al los venezolanos, incluido compartir en familia las fechas importantes.

El galón de pintura de caucho más económico tiene un costo de Bs. 300.000, mientras que un cuñete cuesta más de Bs 1.180.000, por otra parte el salario mínimo de un trabajador es de Bs. 150.000 más el bono de alimentación de 150.000 bolívares que apenas alcanza para comprar algunos productos alimenticios.

Una brocha de 4 pulgadas cuesta Bs. 271.000, y las pinturas de mejor calidad tienen los siguientes precios: el galón clase A más de un millón de bolívares, clase B desde 800.000 en adelante y el cuartico de pinturas en aceite desde Bs. 400.000, costos inalcanzables para los trabajadores honestos.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados