Tensión política en El Salvador tras convocatoria de Bukele al Congreso5 min read

0
Trabajadores instalan la tarima cerca al Palacio Legislativo para la concentración del presidente Nayib Bukele. EFE

El Salvador se encuentra en medio de una tensión política tras la convocatoria del presidente Nayib Bukele a los diputados para que realicen una sesión extraordinaria para aprobar su plan de seguridad.

El plan incluye un préstamo de 109 millones de dólares para financiar la tercera parte de su proyecto de seguridad contra las pandillas, según constató EFE.

Los diferentes grupos parlamentarios en el Congreso sostuvieron este 8 de febrero reuniones por separado, según informó el presidente del órgano Legislativo, Mario Ponce.

Ponce además señaló que la Policía Nacional Civil (PNC) retiró a los agentes designados para brindar seguridad a cada uno de los diputados.

"Ante esta situación (retiro de agentes) es mi obligación, como presidente de este órgano, proteger a los diputados, especialmente a aquellos que fueron firmantes de los Acuerdos de Paz, como la diputada Nidia Díaz (del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional)", dijo el parlamentario del Partido de Concertación Nacional (PCN, centro derecha).

Bukele a la Asamblea Legislativa

El presidente Bukele convocó el 7 de febrero a los ciudadanos a presentarse el 9 de febrero a las 03:00 pm (hora local) a la sede de la Asamblea Legislativa para presionar y exigir la aprobación de dicho préstamo.

El plan no fue avalado porque integrantes de la Comisión de Hacienda, quienes estudian dicho préstamo, aseguran que el Ejecutivo no ha explicado con detalle en qué será ejecutado el dinero.

En una de las entradas al órgano Legislativo se ha comenzado a montar una tarima y se ha desplegado a un grupo de militares, destacó la agencia de noticias.

Buscando el diálogo

El presidente del Congreso salvadoreño llamó a dialogar "para solucionar los problemas de El Salvador".

"El diálogo es la apuesta de todos. El diálogo lo vamos a privilegiar para solucionar los problemas de El Salvador por muy graves que sean y el diálogo es la herramienta para encontrar la solución a los graves problemas del país", dijo.

Por su parte, el secretario general del opositor Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Óscar Ortiz, demandó a Bukele "frenar sus amenazas, propias de una dictadura" y señaló que "los costos políticos de sus acciones podrían ser elevados para el país, pero también para él".

Lea también  Estalla "la guerra del fin del mundo" entre Armenia y Azerbaiyán: te la explicamos

"Condenamos categóricamente las acciones altamente peligrosas para el país, emprendidas por el presidente de la República", señaló.

Ortiz llamó a la comunidad internacional "a estar vigilantes sobre esta situación promovida irresponsablemente por el presidente".

Intervención de la OEA

El partido opositor Alianza Republicana Nacionalista (Arena) pidió la intervención de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para resolver la tensión política que existe en este momento entre los órganos Legislativo y Ejecutivo.

El diputado Carlos Reyes señaló que su fracción legislativa pide al secretario general de la OEA, Luís Almagro, para que "active de inmediato los mecanismos preventivos establecidos en la Carta Democrática Interamericana para evitar el cumplimiento del orden constitucional en El Salvador.

Y que s su vez "se actué para defender de inmediato el proceso de autogolpe actualmente en curso" en el país.

Agregó que el instituto político sí estudia la aprobación del préstamo del BCIE.

El orden constitucional

Bukele señaló el 7 de febrero que si los diputados no acuden a la sesión extraordinaria se "romperá el orden constitucional".

"El orden constitucional aún no ha sido roto. La convocatoria está vigente y la plenaria debe realizarse el domingo (...) si los diputados no asisten, estarían rompiendo el orden constitucional y el pueblo tendrá la facultad de aplicar el artículo 87 de la Constitución", publicó Bukele en su cuenta de Twitter.

Dicho artículo "reconoce el derecho del pueblo a la insurrección, para el solo objeto de restablecer el orden constitucional alterando por la transgresión de las normas relativas a la forma de gobierno o al sistema político establecidos, o por graves violaciones a los derechos consagrados en la Constitución".