TRISTE testimonio: "Es injusto que mi vida valga 30 mil dólares"

Génesis Amazonas es una paciente cardiáca que lucha por su vida en una Venezuela sin medicamentos, gasolina y a media marcha por la pandemia

Mi vida vale 30 mil dólares
Foto: Relacionada.

“Yo creo que el derecho a la vida, más que un derecho, es un deber de quien sea que esté gobernando, de quien esté a cargo del sistema”.

El reclamo anterior es de Génesis Amazonas Betancourt Terán. Ella sufre una cardiopatía congénita y hoy siente que su vida tiene un precio.

La vida de Génesis contradice el sagrado derecho a la consagrado en el artículo primero de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que dice que todos somos libres e iguales en dignidad.

Mientras habla la voz de la joven mujer denota angustia, molestia, desesperación. A los 11 años fue diagnosticada con Anomalía de Ebstein tipo C D, pero esto ha desencadenado otras afecciones: hipertensión pulmonar severa, disfunción cardíaca izquierda y foramen oval permeable.

Durante muchos años asistió a consultas y se sometió al principio activo de los fármacos para llevar una vida normal. Pero desde niña no podía corretear por los pasillos, manejar bicicleta y en general no podía exponerse al esfuerzo físico del que otros gozan. Tampoco a emociones fuertes como llorar bastante.Todo lo que altere la armonía de su corazón pone en riesgo su vida.

En 2018, decidió volar a Buenos Aires, tras la búsqueda de seguridad para su salud, que no consigue en Venezuela. Este 2020 volvió a Caracas con el compromiso de regresar y operarse. Pero llegó la Pandemia, lo demás ya es historia.

A un delincuente, incluso estando preso, se le garantizan la vida, ¿no?… el sistema le garantiza la vida, hablan de Derechos Humanos, pero a las personas enfermas, a las personas que nacimos con una cardiopatía, que quizás no somos un delincuente, que tenemos ganas de seguir, nos condenan peor que a un preso, peor que a un delincuente porque no tenemos el dinero para solucionar un problema de salud

La vida como negocio

En este camino de ser una paciente del corazón, se ha encontrado con historias que parecen su reflejo. “He conocido niños, a mamás de niños que incluso tienen diagnósticos peores que los míos, porque al menos yo he tenido el chance de vivir y llegar a 30 años, pero hay niños de 3 años que necesitan más dinero que yo –hasta 53 mil dólares- y es injusto”, dice con profundo dolor.

Es irónico que yo necesite 32 mil dólares para salvar mi vida, ¿mi vida tiene un precio?

Según la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la salud es gratuita, el artículo 83 dice que es un derecho social fundamental y que el Estado está en la obligación de cumplir con ese mandato. ¿Cuál sistema de salud protege y evita que Génesis muera por no poder operarse?, ¿dónde está el Estado?

La vida de los pacientes se juzga según el dinero que tengan en sus cuentas, al menos, así lo siente ella. “Eso me hace sentir muy brava”, dice refiriéndose a su situación y a la de otros ‘clientes’ del sistema mercantilista. Los últimos cuatro días han sido de taquicardias constantes. Es angustiante saber que la vida se te apaga de a poquito, sin que se pueda detener el reloj que marca una cuenta regresiva.

“Los hospitales privados le ponen un precio a tu vida, que ni siquiera en sueños pudieras llegar a cubrir esos montos”, afirma sobre la posibilidad real de pagar la operación. Mientras tanto, “los síntomas siguen avanzando, mi corazón no está funcionando bien.”

La pelea por tener derecho a la salud es ardua. Se batalla contra la enfermedad, pero también contra las condiciones del sistema. “Es injusto que tengamos que sufrir de rechazo. Tuve que mentir mil veces en aseguradoras de salud, porque no me aseguraban. Me botaron de una cuando se dieron cuenta que estaba pidiendo consulta con cardiólogos. No les importó que fuera mi vida”. Dice molesta, indignada, con la impotencia de quien está de manos atadas.

Con información de Fe y Alegría.

racionamiento de gasolina caraotadigital

“Tenemos un aumento de facto de la gasolina”, dijo la diputada Barboza

Maduro culpa al personal de salud de contagiarse de Covid-19

Maduro informó sobre 17 nuevos contagios por COVID-19 en Venezuela