Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

130 niños afectados por el huracán Iota perdieron todo y ahora les llegó la alegría

El Tiempo indica que el pasado fin de semana ha sido el más difícil para la corta vida de Slim Esteban Cañate Pérez, un pequeño habitante del corregimiento de Bayunca, en el norte de Cartagena.

Su casa quedó bajo el agua tras el paso de la tormenta tropical Iota, que con el avance de las horas se convertiría, con furia, en huracán, categoría 5. El mismo que devastó a la isla de Providencia, en el mar Caribe.

En medio de la emergencia, que trajo a Cartagena el violento paso del fenómeno natural que dejó 155.000 familias damnificadas y 33 barrios inundados, la Gobernación de Bolívar dispuso un refugio en el coliseo de combate ‘Rocky Valdez’, para atender la emergencia, que se sumó al refugio que ya había abierto el distrito en el complejo deportivo.

Allí se encuentran 130 niños, con sus familias, venidos precisamente del corregimiento de Bayunca, una de las zonas más golpeadas por los fuertes aguaceros que iniciaron sobre la ciudad el pasado sábado a las 2 de la madrugada y que finalizaron en horas de la tarde, dejando el 75 por ciento de la ciudad anegada.

Dentro de la jornada niños, niñas, jóvenes y padres de familias, disfrutaron de juegos tradicionales como: la peregrina, carreras de sacos, ula-ula, la cabulla, velillo, el quemao y la ronda.

En el coliseo, recientemente inaugurado para la realización de los juegos nacionales, hoy se encuentran estas familias que esperan impacientes que las aguas bajen y lleguen las ayudas prometidas para volver a sus hogares.

Muchos lo perdieron todo.

En medio del dolor y la incertidumbre, hubo un poco de alegría para los niños que se encuentran en este hogar temporal.

Hasta el coliseo Rocky Valdez llegó un grupo de recreadores que acompañaron a los más pequeños con rondas y juegos con la compañía de los padres.

“Nos ha gustado mucho porque nos divierte, en días anteriores no hacíamos nada y con estos juegos la verdad la hemos pasado muy bien con nuestros amigos, disfrutando de inflables” expresó Slim Esteban Cañate Pérez.

El cierre de la jordana recreativa, deportiva y de diversión fue con el equipo del Festival Internacional de Cine de Cartagena (FICCI), que se sumó a la jornada.

La tarde de diversión fue organizada por la Gobernación de Bolívar, a través del instituto de deportes de Bolívar, Iderbol, y el Festival Internacional de Cine de Cartagena, FICCI.

El objetivo: sacarle una sonrisa a estos pequeños, en medio de la tragedia, a través de la recreación.

“Por instrucciones de nuestro Gobernador Vicente Blel venimos a traer alegría a estos niños, poniendo al servicio de ellos la experiencia de nuestros recreadores; además, trajimos inflables, juegos recreativos, para que ellos tengan un momento de tranquilidad, dentro de esta desesperación que han sufrido, lo más importante de todo, es que podemos decirles que estamos con ellos” indicó Jesús Duran, Gerente de Iderbol.

Dentro de la jornada niños, niñas, jóvenes y padres de familias disfrutaron de juegos tradicionales como la peregrina, carreras de sacos, ula-ula, la cabulla, velillo, el quemao y la ronda; además de juegos recreativos e inflables.

"Por un momento se olvida uno de la  monotonía y la tristeza de estos días", dijo Lenis Mora, una madre cartagenera a la que la lluvia se le llevó sus pertenencias pero le dejó las ganas de seguir luchando.

Trajimos inflables y juegos recreativos para que ellos tengan un momento de tranquilidad, dentro de esta desesperación que han sufrido, lo más importante es que podemos decirles que estamos con ellos

El cierre de la jordana de diversión fue con el equipo del Festival Internacional de Cine de Cartagena (FICCI), que se sumó con la película infantil 'Coco', incluidas las palomitas de maíz.

Fuente: EL TIEMPO.COM - Colombia

 

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados