Cierran mesas electorales en los comicios presidenciales de Bolivia

En la tarde de este domingo, a las 5 de la tarde, cerraron las mesas electorales en el marco de los comicios presidenciales de Bolivia. Igualmente, cabe destacar que este el horario oficial y las autoridades del Tribunal Supremo Electoral (TSE) garantizó que los centros se mantendrán abiertos mientras haya ciudadanos esperando.

El portal de noticias argentino Infobae precisó que el proceso, el primero de Latinoamérica en medio de la pandemia de coronavirus, inició a las 8 de la mañana. En tal sentido, los 5.134 recintos electoral habilitados funcionaron ininterrumpidamente por nueve horas.

A pesar que ya se dio el cierre oficial, los medios de comunicación indicaron que en algunas zonas de Bolivia se continúa votando. Asimismo, el presidente del TSE, Salvador Romero, señaló que la elección transcurrió en paz, en el marco de un año sumamente complejo para Bolivia, producto del coronavirus y de la crisis política.

“Mientras haya electores en fila se debe permitir el voto hasta que lo haga el último (…) Tenemos una jornada electoral que está transcurriendo en paz”, dijo Romero.

En algunas zonas rurales se registraron tumultos, embotellamientos y largas filas de votantes, en donde no se respetaron las medidas de bioseguridad. Esto provocó que las autoridades se vieran desbordadas, a la vez que se violaron los protocolos durante las declaraciones de los nominados a la prensa.

Lea también  Hombre hirió a su madre y asesinó a sus hermanas de 7 y 12 años

Declaraciones de los candidatos

El primero en ejercer su voto fue Luis Arce, candidato presidencial por el Movimiento Al Socialismo (MAS), quien se encuentra como líder en las encuestas. El delfín de Evo Morales se mostró confiado en que la izquierda volverá al poder en Bolivia y ratificó que lo lograrán con los votos, no las armas.

Por su parte, el candidato Carlos Mesa, quien vuelve a intentar llegar a la Presidencia, emitió su voto en La Paz. Tras ejercer su derecho, el dirigente aseguró que Bolivia vive un “momento fundamental” para lograr superar la crisis política.

Tras la renuncia de Evo Morales en noviembre de 2019, se generó una crisis política que derivó en la juramentación de Jeanine Añez como presidente del país. No obstante, ante la dificultad de conseguir un candidato unitario entre las fuerzas contrarias al expresidente, existe una firme posibilidad de que el MAS retorne al poder.