División opositora boliviana puede regresar a Evo Morales al poder

Candidatos presidenciales bolivianos. Cortesía

La carrera electoral boliviana comienza con el delfín de Evo Morales, Luis Arce Catacora, superando la intención del voto por más del 14,5% a sus competidores.

Esto deja en entredicho un posible quiebre en la oposición boliviana que no logra superar al candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS) en la primera encuesta nacional.

Arce encabeza encuesta realizada por CiesMori para Unitel, Red Uno y Bolivisión con un 31,6%.

En semana previas al cierre de las inscripciones se esperaba la formación de una  coalición electoral, que asegurase que "el MAS no vuelva al poder".

Sin embargo, los partidos opositores se dividieron en cinco distintas fórmulas de derecha y en una fórmula de centro.

Esto ha pasado factura durante esta primera encuesta, donde el candidato de Comunidad Ciudadana (CC) y anterior postulante de la oposición en la pasadas elecciones, Carlos Mesa, llega a 17.1%.

En la elección pasada Mesa obtuvo un 37% de los votos y aunque la encuesta baja considerablemente "popularidad", todavía aparece como primer del MAS.

Un posible grave error

La encuesta no ha dejado bien parada a la actual presidenta interina, Jeanine Áñez postulada por el frente conservador Juntos, que logra un 16.5%, dejándola como tercera en la contienda.

En cuarto lugar con 9.6% se encuentra el exdirigente cívico de la derecha, Luis Fernando Camacho (Creemos), quien se atribuye junto a su compañero de fórmula la responsabilidad por el derrocamiento de Morales.

Por su parte el pastor presbiteriano Chi Hyun Chung (Frente para la Victoria), que repite su postulación luego lograr 8% de los votos en las últimas elecciones, se posiciona en quinto lugar con 5.4%.

El resto de los postulantes (Tuto Quiroga, Feliciano Mamani y el inhabilitado Ismael Schabib) no llegan al 2%.

Estos porcentajes dejan en evidencia la marcada fragmentación existente dentro de la intención al voto opositor y permite anticipar que ningún frente le ganará claramente al partido de Morales.

E irónicamente demuestra además que la suma de sus porcentajes preliminares hubiera logrado un 48.6%, superando el 31.6% de Arce.

Un país fragmentado

La encuesta demuestra la segmentación que atraviesa el país desde la salida de Evo Morales. El MAS logra el primer lugar en cinco departamentos del país.

Sin embargo en cuatro regiones la preferencia se inclina por alianzas opositoras al partido que gobernó el país hasta noviembre. Ninguna candidatura logra más del 50% de preferencia en el ámbito departamental.

En La Paz, con 49.7% la mayoría de encuestados votará por MAS. Mientras que el CC tiene 16.6%,y Juntos de Áñez, tiene 7.2%.

Image result for encuesta bolivia 2020
Cortesía

Fernando Camacho de Creemos es primero en Santa Cruz con 28.0%, Áñez ocupa el segundo lugar con 26.3% y el MAS tiene 16.3%.

En Cochabamba, el MAS encabeza el estudio de opinión con 38.8%, en segundo lugar está CC con 26.5%, mientras que Áñez logra el 9.6% de la preferencia.

Áñez logra su mayor porcentaje en Beni, su tierra natal, con 40.9%, el MAS es segundo con 8.8% y Creemos de Fernando Camacho tiene 7.2%.

El CC logra el primer lugar en Chuquisaca con 31.0%, mientras MAS es segundo con 20.3% y le sigue Juntos logra 18.3%.

En Oruro, Arce tiene 41.6%, Mesa es segundo con 15.7% y Juntos obtiene 15.2%.

Luis Arce es primero en Pando con 25.3%, Áñez logra 20.3% y Fernando Camacho tiene 11.1% de preferencia electoral.

En Potosí gana el MAS con 23.8%, le sigue el CC con 21.4% mientras que la alianza Juntos obtiene 15.8%.

En Tarija, Áñez logra su segunda victoria con 21.4%, la segunda ubicación es para Arce con 19.5% mientras que Mesa es beneficiado con 19.3%.

De la encuesta se infiere que hay cinco departamentos con la cabeza definida (La Paz, Oruro, Chochabamba, Chuquisaca y Beni) mientras que los restantes cuatro (Santa Cruz, Tarija, Potosí y Pando) están en franca disputa.

Es notorio el descenso del MAS en la ‘media luna’, donde solo mantiene su fortaleza en Pando, cediendo terreno en Beni, Tarija y Santa Cruz.

No todo esta perdido

La ausencia de un puntero claro abre la posibilidad de que, por primera vez en la historia democrática del país, sea necesario un desempate en junio.

El porcentaje de indecisos está en 6.5%, pero si a esto se le suman los votos blanco, nulo y secreto, el porcentaje trepa hasta el 16.1%.

Si se hace un ejercicio de votos válidos sobre los resultados de la encuesta, habría segunda vuelta el 14 de junio entre Luis Arce (llegaría al 37.7%) y Carlos Mesa (20.38%), pero en este escenario el MAS se queda apenas al 2.4% de la victoria en primera vuelta.

El voto está más definido en el eje central, donde los indecisos rondan el 5% y el bolsón de votos ‘sin dueño’ está por debajo del 12%. Se amplía más donde el padrón electoral es más pequeño (Beni, Pando y Tarija), donde ronda el 20% y puede cambiar radicalmente la intención de votos actual.

Cuando se les consultó a los encuestados sobre una hipotética segunda vuelta, Jeanine Áñez saldría ganadora con un 43.6% de los votos frente al 42.3% del postulante masista.

Sin embargo, la diferencia es tan pequeña que se queda dentro del margen de error y puede ampliarse o cambiarse con el 3% de indecisos o el 10% de los que piensan votar blanco o nulo.

Cuando se empareja a Arce contra Mesa, gana el masista con una décima (40.8% frente a 40.7%). La situación es idéntica que con la hipótesis anterior y es una historia con final abierto, con un 2.7% de indecisos y un 15% de blancos y nulos.

Cabe acotar que lo más probable es que el partido opositor al MAS que logre pasar a la segunda vuelta sea el que finalmente gane.

Ya que según las encuestas el 70% de los bolivianos no votaría por el partido de Morales nunca más, según las encuestas.

Así comienza la carrera electoral, aún con final muy abierto, pero ya perfilando una ajustada carrera por el segundo lugar, con una segunda vuelta igual de ajustada.

¡Se acabó la espera! Vuelve la Champions League con los 8vos de final

Banco Central de China destruirá papel moneda de las zonas más afectadas por coronavirus

Banco Central de China destruirá papel moneda de las zonas más afectadas por coronavirus