España cambia embajador en Venezuela en plena de polémica por elecciones parlamentarias

España cambia embajador en Venezuela en pleba de polémica por elecciones parlamentarias
Jesús Silva / Foto: Reuters (Marco Bello)

El Gobierno español decidió cambiar a su embajador en Venezuela en plena polémica por la convocatoria de elecciones parlamentarias por parte de régimen de Nicolás Maduro, recogen medios de comunicación hispanos.

Sin embargo, fuentes de la cancillería español desvinculan que este relevo diplomático tenga que ver con crisis abierta en Venezuela. Señalan que se debe a un cambio natural que se está llevando a cabo en las embajadas de todo el mundo, reseña El Mundo.

El Ministerio de Asuntos Exteriores explica que son ocho las legaciones diplomáticas en Latinoamérica que van a cambiar de titular de forma inminente. Además de la de Venezuela, está previsto que haya relevos en las embajadas de Bolivia, Cuba, Colombia, Ecuador, El Salvador, Jamaica y Trinidad y Tobago.

A pesar de ello, extraña mucho que este relevo se presente en Venezuela justo en el momento. En el que el régimen de Nicolás Maduro presiona para el reconocimiento internacional de unas elecciones legislativas. Pautadas pare el próximo 6 de diciembre y que la oposición democrática rechaza por "la falta de garantías democráticas", apunta El Español.

Lea también  “Es inhumano”: EE.UU. lamenta inseguridad alimentaria de los venezolanos

Será sustituido como embajador en Venezuela

El embajador en Venezuela Jesús Silva fue nombrado por el Gobierno de Mariano Rajoy en marzo de 2017. Maduro acusó al embajador Silva de ser "cómplice" del "plan" para matarlo en lo que se denominó Operación Gedeón.

El diplomático tiene alojado al líder opositor Leopoldo López en su residencia personal en Caracas desde que el año pasado. Después de que el político escapara de su arresto domiciliario.

Fuentes diplomáticas confirma a El Español que Exteriores le ha dado garantías a López de que "todo seguirá igual y podrá seguir residiendo en las instalaciones".

La decisión, en todo caso, se da en el marco de la reciente polémica suscitada por el envío por parte de Josep Borrell, Alto Representante de la Unión Europea, de una delegación a Caracas. Esto con el objetivo de negociar con el régimen de Maduro un retraso en la fecha de las elecciones. Cuyo supuesto propósito es fomentar el diálogo entre el Gobierno y la oposición.