Estos son los candidatos entre los que Ecuador decide hoy su futuro

La elecciones en Ecuador se disputan este 11 de abril, entre dos candidatos ubicados en diferencias ideológicas y el desencanto de una población harta de la crisis económica y política. Los sondeos anticipan un empate técnico entre Andrés Arauz, el candidato impulsado por el expresidente Rafael Correa, y el líder conservador Guillermo Lasso, que va por su tercer intento.

Estas elecciones que iniciaron el pasado 7 de febrero y que culminan este domingo, definen el destino del país ecuatoriano.

Un triunfo de Arauz supondrá la vuelta tras el tiempo de cuatro años que supuso Lenín Moreno. La victoria de Lasso colocará en el poder a un hombre de ideas liberales que cuenta con el apoyo de las élites del poder. Así lo informó el diario E

En este sentido cualquiera que sea el resultado, el presidente electo tendrá el gran desafío de resolver: arcas vacías, demandas sociales en alza y un Congreso sin mayorías que obligará a tejer complicadas redes de apoyo.

Andrés Arauz 

El dirigente de 36 años casi desconocido para la mayoría de los ecuatorianos, ganó la primera vuelta con el 37% de los votos, aupado por el apoyo que recibió de Rafael Correa.

Para Arauz, el Estado debe ser el motor de la economía y el principal proveedor de los servicios que necesitan los ecuatorianos. El candidato correísta ha prometido en campaña un bono de 1.000 dólares para un millón de familias afectadas por los estragos de la pandemia

Guillermo Lasso 

Por su parte, Guillermo Lasso, el candidato conservador, apuesta por una economía abierta al mundo y un Estado mínimo y eficiente. Ha propuesto además duplicar la actividad petrolera, principal fuente de divisas del país.

Asimismo, Lasso reeditó en su campaña la confrontación de 2017 contra Correa, con un discurso que habló de autoritarismo y corrupción como matriz del correísmo. Por eso, en la segunda vuelta, Arauz acomodó su estrategia de campaña.

Ambos prometen reactivar la economía, recuperar el empleo, proteger a los más pobres y garantizar salud y educación, pese a que sus ideas son opuestas.

Con información de El País.