Guaidó va a enfrentar a "los monstruos" en Miami. ¡Entérate!

Guaidó
Foto relacionada

En cuenta regresiva estamos para saber si las conspiraciones, campañas negativas, movidas de infiltrados y "pecados" ciertamente cometidos, impedirán que el encuentro del presidente Juan Guaidó con la hispanidad democrática de Miami, termine convirtiéndolo en un nuevo "ídolo" latinoameticano.

Durante las últimas horas hemos estado bajo fuego cruzado de opiniones en torno al por qué se decidió realizar este importante acto en una localidad cerrada, en vez de la famosa calle 8 del south west, o el amplísimo parque del Doral. La verdad, se nos explica, es que todos los pronósticos sobre el clima este sábado, apuntan a que va a caer un aguacero.

Miami es un hervidero. Claro que hay muchas y muy dignas excepciones, pero entre la venezolanidad no son pocos los grupos enceguecidos - imagino que por sus propios dramas de migrantes en un país tan difícil - que por meses han venido tratando de medrar en el liderazgo del presidente Guaidó, salpicándolo directa o indirectamente de todas las culpas, de todas las razones, por las que no ha cesado la usurpación en Venezuela.

Influyentes comunicadores sociales, en medios abiertos y en medios digitales, han empleado mucho de su energía en desmotivar a la hispanidad democrática del Sur de Florida, con campañas insistentes en la idea de que la corrupción mueve a los equipos del presidente, incluso a los familiares directos de Guaidó, más que su consagración a la causa de la libertad de los venezolanos.

Dicen que desde un sector político competidor con el liderazgo de Guaidó, y eso no me consta, han fraguado la especie de que el encuentro del ex abogado de Donald Trump, el padre del presidente Guaidó y un personaje intensamente indiciado de representar la millonaria corrupción venezolana, ha sido recordada y sazonada con promesas de nuevas revelaciones, justo en estas horas, para ponerle "minas" al escenario en que se presentará el joven político.

La "batida" contra el también presidente de la legítima Asamblea Nacional de Venezuela, no ha dejado por fuera el que saludara como buena la intención del gobierno canadiense, en eso de intentar hacer de Cuba parte de la solución en vez de seguir siendo parte del problema.

La radio, la televisión, medios abiertos y en formatos digitales, han dado cancha ancha a detractores que impulsan la idea de que Guaidó, por lo ocurrido en Canadá, no es lo suficientemente inteligente, o peor aún, estaría entonces dispuesto a "seguir engañando al sufrido pueblo de Venezuela" con negociaciones estériles que permitirían la perpetuidad del poder Castro-madurista en su país.

De otra parte, también muy influyentes personajes públicos de la localidad, con arraigo en el sentir de libertad que impera en una zona de Estados Unidos, labrada por manos de migrantes, se esfuerzan por hacer crecer la convocatoria del líder venezolano, en medio de tantas tempestades, las prometidas por el clima y las vertidas por la furia de sus detractores.

Ya Juan Guaidó está en Miami, e incluso la noche del viernes publicaron videos de emotivos encuentros con amigos y con emocionados integrantes de la diáspora venezolana.

No parece perturbado por las circunstancias en las que hará su encuentro público este sábado en la tarde. Y estoy seguro de que conoce lo que he relatado en esta nota, y seguramente mucho más, de cosas buenas por suceder, y también de ataques feroces de grupos que disparan con metralla de opositores, más letalmente que los mismos Maduro y Cabello.

Incluso el "fantasma Trump" como llamo a la posibilidad de que se produzca un encuentro entre "el catire y el muchacho", ha sido convertido en una novela de última hora, en la que abiertamente se señala que de no ocurrir, entonces estaremos frente al desmoronamiento de Guaidó.

Pero no parece perturbado en lo poco que hemos podido ver de su llegada a Miami. Sabe que tiene baterías recargadas por su exitosa gira internacional en la que bastante aprecio ha recibido del gobierno de Estados Unidos, de sus aliados claves en Latinoamerica, y del más alto liderazgo europeo que ha abrazado la carta que ahora representa y por la que no deberíamos desenfocarnos: elecciones presidenciales libres, con todas las garantías, este mismo año.

Creo que Guaidó enfrentará en Miami las resultas de todas las conspiraciones en su contra, y lo hará con naturalidad y simpatía, como cuando en Europa le tiraron encima un tortazo. Y además creo que "los monstruos" perderán su competencia contra la esperanza y la perseverancia que también residen en Guaidó.

Ojalá, digo yo, sin cortapisas ni ahorro alguno de palabras, aproveche Guaidó su encuentro con la hispanidad en Miami, con sus venezolanos de la diáspora, para responder tajante a quienes de tan extraviado propósito no cejan en desconocer toda la valía de sus actos y de lo que tendrá que enfrentar de inmediato.

Al volver a Venezuela, de permanecer libre, llegará el verdadero gran momento de Guaidó. Su carta, esa de las elecciones presidenciales libres este mismo año, que abrazaron todos los líderes del mundo con los que se encontró en su gira, tendrá que hacerla valer a capa y espada.

Ya escribiremos sobre los desafíos de esa lucha, en la que Guaidó, no sólo podría erigirse en titán latinoamericano, sino, muy principalmente, en el oxigeno que salve a su país de la muerte por la asfixia totalitarista. Y lo tiene muy claro al decir que "solos no podemos".

¡Mira lo sexy que bailó Tusa! Shirley está de cumpleaños este #1Feb

¡Sigue la expectativa! Carlos Vecchio dice que "paso a paso" Guaidó anunciará el cierre de su gira