Los cinco errores de la gestión de la OMS frente a la pandemia

Cinco errores de la gestión de la OMS frente a la pandemia
Foto: Cortesía

Un trabajo especial publicado por el medio La Gaceta señaló los principales errores que ha cometido la Organización Mundial de la Salud (OMS) frente a la atención de la pandemia del coronavirus.

El trabajo reseña que esta organización que debe cuidar la salud a nivel global no veló por la sanidad ni por la rápida resolución de la crisis del Covid-19, sino por los intereses de aquellos a los que sirve.

Cinco errores de la gestión de la OMS frente a la pandemia

Primer error

Difundir consignas lanzadas por China y apelar, en palabras de Tedros Adhanom, al compromiso y la transparencia mientras colaboraban en la omisión de datos sobre la realidad del virus.

Un documento impulsado por la alianza de inteligencia Five Eyes puso de manifiesto que el gobierno de Xi Jinping silenció a los médicos, eliminó pruebas de laboratorio y se negó a dar muestras vivas a los científicos internacionales.

El fin de estas acciones sería presuntamente encubrir la noticia y difuminar las cifras reales de muertes y contagios.

Segundo error

La OMS no quiso reconocer a tiempo la gravedad de la pandemia.

Cuando ya era demasiado tarde, la organización tuvo que derribar el argumento que, durante casi dos meses respaldó.

Por ello, en un comunicado publicado el 27 de enero de este año, reconoció un error de formulación y cambió el nivel de riesgo por coronavirus a escala mundial de moderado a alto.

Meses después, a mediados de julio, la OMS tuvo que rectificar y explicar que la transmisión del coronavirus mediante suspensión de partículas en el aire a largas distancias, era posible.

Tercer error

 El uso no regulado de las mascarillas.

Lea también  La razón por la que este hombre le dio una paliza a su hermana transgénero

En los primeros meses de gestión, la OMS no recomendó la utilización de mascarillas sosteniendo que no existían pruebas claras de que las mascarillas tuvieran una capacidad de protección significativa frente al virus.

Sin embargo, meses después, a mediados de junio, la OMS reconoció que eran recomendables para la población pues actuaban como una barrera para las gotitas potencialmente infecciosas.

Cuarto error

Las teorías cambiantes sobre la transmisión del virus.

La OMS durante meses sostuvo la hipótesis de que el coronavirus no se transmitía por el aire, argumentó que lo verdaderamente peligroso a la hora de contagiar eran las secreciones de boca y nariz.

Meses después, a mediados de julio, rectificaron y explicaron que la transmisión del coronavirus mediante suspensión de partículas en el aire a largas distancias, era posible.

Quinto error

Las contradicciones sobre confinamiento.

En todo este tiempo, la organización generó incertidumbre en la búsqueda de soluciones más o menos atinadas que permitan frenar la expansión del virus.

La última confusión se produjo el pasado 8 de octubre cuando, David Nabarro, el responsable de la OMS en Europa, animó a los Gobiernos a no recurrir al tan criticado confinamiento como método principal para controlar la transmisión del virus, alegando que, con esa medida, lo único que se consigue es que la gente pobre sea mucho más pobre.

Son declaraciones que contradicen, una vez más y en líneas generales, lo dictado por la OMS en los últimos meses.

Las constantes contradicciones del organismo son en parte el principal problema que le ha costado lluvia de críticas.